Imagen de José y María del Carmen junto a Cristina. / c7

La familia dona los órganos de Cristina

Los féretros llegarán la próxima semana a Gran Canaria. La familia pide que se «respete su dolor» y ruega que se le permita recibirlos «en la más estricta intimidad familiar»

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA Las Palmas de Gran Canaria

La familia de Cristina Rodríguez, de 15 años, la hija del matrimonio y hermana de la joven estudiante Alicia, fallecidos en un accidente de tráfico ocurrido este domingo en Rumanía, ha donado sus órganos. La menor de la familia grancanaria permanecía ingresada hasta ayer en estado de muerte cerebral y conectada a un aparato de respiración asistida que la mantenía con vida en el Hospital Clínico de Urgencias del Condado de Sibiu, cuando sus hermanos y abuela tomaron la decisión, apoyados por el equipo médico, de desconectarla debido a la gravedad de las heridas sufridas, según ha comunicado su familia a este periódico.

El siniestro en una carretera rumana acabó con la vida de los cuatro miembros de esta familia, que residía en Hoya Andrea. Los padres, José y María del Carmen Rodríguez, y su hija mayor, Alicia, de 21 años y estudiante Erasmus de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), fallecieron en el acto, mientras que Cristina fue trasladada al centro sanitario donde finalmente se produjo su deceso. La familia había aprovechado las vacaciones del puente de diciembre para ir a visitar a su hija mayor a Rumanía.

Sus hermanos y abuela, en este momento tan doloroso, solo tienen palabras de agradecimiento especialmente hacia a Anca Jalba, delegada del Programa Erasmus de la Universidad de Lucian Blage, a la que consideran su «ángel por el increíble» apoyo que les ha ofrecido desde su llegada al país, y a Jin Taira, vicerrector de Internacionalización de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) que, incluso, se ha hecho cargo de su alojamiento, además de asistir a otros estudiantes canarios, compañeros de Alicia, que también están participando en un programa de movilidad. Asimismo, la familia agradece el «impresionante trabajo policial y humano» realizado por la Policía Local de Sibiu, a Maxim Bogban y su equipo, que «han trabajado sin descanso durante cuatro días», y hace una especial mención a la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Canarias.

El Gobierno canario sufraga el traslado del cuerpo de Cristina

La Embajada de España en Bucarest no solo recibió a la familia a su llegada al aeropuerto rumano, sino que se mantiene en continuo contacto con la familia y se está encargando de «agilizar» los trámites de repatriación de los cuerpos que, probablemente, «llegarán la próxima semana a Gran Canaria», según informa la familia de Alicia y Cristina.

En el caso de Pepe y María del Carmen, la documentación ya está preparada, mientras que la de las dos jóvenes están aún en trámite, indica. Además, concreta que los gastos de los traslados de los padres los cubren sus seguros de decesos, los de Alicia la propia ULPGC y de los de Cristina, que no tenía seguro, los asume el Gobierno de Canarias.

La familia pide «que se respete su dolor» en este momento tan delicado por la pérdida de sus seres queridos y ruega que se le permita recibir los féretros «en la más estricta intimidad familiar», la próxima semana, en el Aeropuerto de Gran Canaria.