Estafa 1.900 euros en Lanzarote haciéndose pasar por su entidad bancaria

El detenido empleaba la técnica 'phishing'. Se presume que existen más víctimas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El Equipo @Lanzarote detuvo el pasado 26 mayo, bajo el marco de una investigación, a un varón de 20 años sin antecedentes, por la presunta autoría de un delito deestafa por valor de 1.900 euros mediante la modalidad de phishing.

El modus operandi del detenido consistía en enviar un mensaje de texto, a través de un ciberdelincuente, a diferentes usuarios, haciéndose pasar por una entidad legítima, como una red social, una entidad bancaria o institución pública. El objetivo: robar la información privada de ese usuario y realizarle un cargo económico.

Los mensajes, además, invitaban a llamar a un número de tarificación especial o acceder a un enlace de una web falsa, bajo el pretexto de rellenar una plantilla con el objetivo de recabar la mayor información personal posible.

En este caso, el presunto autor se hizo pasar por un empleado de una entidad bancaria de la persona denunciante, comunicándole que se estaban intentando realizar cargos indebidos en su cuenta y que, para ser anulados, debía acceder al enlace que iba a recibir.

La víctima, una vez accedió en ese enlace, dejó de tener acceso a su banca online y, a posteriori, se realizó un cargo online no autorizado por valor de 1.900 euros realizado con su tarjeta de crédito.

Pesquisas e indagaciones

De una indagación exhaustiva y estudio pormenorizado de la documentación recabada durante la investigación, se concluye que el detenido no solo habría estafado esta cantidad de dinero. Y es que en la cuenta corriente que utilizaba para la estafa se detectaron operaciones no justificables por alrededor de 15.000 euros, de origen, presumiblemente, ilícito, que se continúan investigando.

¿Cómo evitar este tipo de estafas? Siga estos cosejos

-Por norma general, aunque en el SMS digan que pertenecen a una entidad de confianza, siempre podremos comprobar el remitente del mismo . Si no aparece el nombre de la empresa y solo vemos un número de teléfono, lo más probable es que se trate de un fraude.

-Los enlaces también deben ser revisados. Una empresa de confianza nunca utilizará una URL no segura, es decir, que comience por «http», aunque las URL que comienzan por «https» pueden haber sido también manipuladas por un ciberdelincuente.

-También es importante leer detenidamente el mensaje en busca de errores ortográficos y gramaticales o fallos en la traducción.

-Por último, debemos recordar que este tipo de entidades ya disponen de toda la información que necesitan, por lo que si tratan de obtener algún dato personal, podemos desconfiar de su autenticidad.