El conductor que huyó de la Policía dio positivo en alcoholemia

El detenido está pendiente de pasar a disposición judicial tras protagonizar una huida de la Policía Nacional desde Playa del Inglés hasta La Aldea que terminó con cinco agentes heridos

Carlos Santana Beltrán
CARLOS SANTANA BELTRÁN

El hombre detenido en la mañana del jueves tras huir de la Policía Nacional a toda velocidad en su Fiat Panda desde Playa del Inglés hasta La Aldea de San Nicolás conducía bajo los efectos del alcohol, según apuntaron ayer fuentes cercanas a los hechos. El detenido, identificado como R.T.S., de 46 años y vecino de San Bartolomé de Tirajana, dio positivo en el control de alcoholemia al que fue sometido tras 60 kilómetros de persecución. El arrestado cuenta con varios antecedentes policiales, al igual que la mujer, de 39 años y también vecina del citado municipio, que iba de copiloto.

Ambos seguían este jueves en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional en San Bartolomé de Tirajana a la espera de pasar a lo largo de la jornada de hoy a disposición del juzgado en funciones de guardia del citado municipio sureño.

Tras su detención los dos fueron trasladados al Hospital San Roque Maspalomas al presentar policontusiones, en principio de carácter leve, como consecuencia de los golpes sufridos al colisionar contra los turismos que le cerraron el paso al cambiar de forma brusca su dirección en un intento de seguir huyendo.

El Fiat Panda que conducían quedó gravemente dañado al igual que varios coches, entre ellos vehículos de la Policía.

La Policía Nacional continuaba este jueves con las pesquisas para esclarecer los hechos y motivos que llevaron a la pareja a huir durante cerca de hora y media y recorrer 60 kilómetros para evitar la acción de la Policía. Estas pesquisas determinarán los delitos de los que se acusa a la pareja, según señalaron ayer fuentes de las pesquisas.

De momento, y a tenor de la persecución y del hecho de que el detenido conducía bajo los efectos del alcohol se enfrentaría al menos a un delito contra la seguridad vial. Durante la huida protagonizada puso en riesgo no solo a los agentes de la Policía Nacional que le seguían desde la avenida Alejandro del Castillo de Playa del Inglés, si no al resto de usuarios de la carretera por la que intentaba huir de los agentes.

No solo conducían a toda velocidad sino que también lo hicieron de forma temeraria, según relataron ayer fuentes de las pesquisas.

De hecho, varios turismos sufrieron daños de consideración tras colisionar el detenido su Fiat Panda contra los coches de policía y otros vehículos que había en ese momento.

En cuanto a l os cinco agentes heridos tras la colisión al finalizar la persecución en el kilómetro 42,800 de la GC-200 estos se encuentran en buen estado al sufrir por suerte solo lesiones de carácter leve.