Registro de las fuerzas de seguridad en uno de las casas donde residían los miembros de la banda que asaltaba explotaciones agrarias y viviendas / Policía Nacional

Desmantelada una banda que desvalijaba casas y explotaciones agrarias

El grupo, al que se le atribuyen cerca de cien robos en Albacete, Alicante y Murcia, escondía sus botines en medio del campo

J. M. L. Toledo

La Guardia Civil y la Policía Nacional han desmantelado en una operación conjunta una banda especializada en robar en viviendas y explotaciones agrícolas en las provincias de Albacete, Alicante y Murcia. El grupo, que había cometido cerca de un centenar de robos, llamó la atención de los investigadores porque solían ocultar el material robado –sobre todo electrodomésticos- en pleno campo.

La operación, que sigue abierta, se ha saldado con la detención de catorce personas, todas ellas de nacionalidad marroquí, con edades comprendidas entre 25 y 55 años. Se les atribuyen los delitos de robo con fuerza en viviendas y explotaciones agropecuarias, daños, robo de vehículos, falsificación de placas de matrícula, contra la seguridad vial, amenazas con arma de fuego, desobediencia grave a agentes de la autoridad y pertenencia a organización criminal.

Las investigaciones se iniciaron en agosto al detectarse un aumento de las denuncias por robos y sustracciones en el interior de domicilios y casas de campo de Albacete, Alicante y Murcia. En los golpes solían llevarse electrodomésticos de gran volumen y vehículos estacionados en las parcelas cuando hallaban las llaves dentro del propio inmueble.

En algunos robos, los ladrones fueron sorprendidos por los propietarios, que llegaron a ser amenazados con armas de fuego antes de emprender la huida. Después escondían los efectos robados en campos de cañizos. En los registros domiciliarios efectuados se han hallado numerosos teléfonos móviles, joyas, dispositivos electrónicos, menaje del hogar y electrodomésticos así como 35 vehículos que habían sustraído. También se han hallado armas y señales luminosas rotativas, lo que hace sospechar a los investigadores que en algunas ocasiones se hacían pasar miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad.