Descanso eterno para la pareja

18/11/2017

Antonio Quesada y Ana María Artiles ya reposan juntos en el cementerio de San Lázaro, donde recibieron ayer cristiana sepultura en un emotivo acto en el que la familia estuvo arropada por medio centenar de amigos y familiares llegados desde Moya y Guanarteme. «Ahora es el momento de la justicia», afirma una hija.

Minutos después del mediodía de ayer y con un radiante sol de otoño, llegaban al cementerio de San Lázaro los restos mortales de Antonio Quesada y Ana María Artiles en un coche fúnebre escoltado por la familia del matrimonio de Guanarteme desaparecido el 6 de marzo de 2012. Medio centenar de familiares, amigos y vecinos del matrimonio, tanto de Moya como de Guanarteme, acudieron a expresar sus condolencias y sus muestras de apoyo a los cinco hijos de la pareja.

Enfundadas en oscuras gafas de sol, con el rostro marcado por el dolor y sin poder evitar las lágrimas, tras un pequeño responso a las puertas del camposanto, la comitiva emprendió camino hasta el lugar, donde la pareja recibió sobre las 12.35 horas de ayer cristiana sepultura.

Los dos pequeños féretros de color marrón fueron llevados con delicadeza desde el coche fúnebre hasta el nicho por el hijo del matrimonio, Antonio Quesada, que tocó con un gesto de cariño el último féretro antes de que el operario procediese al sellado del nicho. En ese momento, los asistentes rompieron en un sonoro y caluroso aplauso en recuerdo de la querida y respetada pareja.

Una sentida oración puso el punto final al acto antes de que los presentes mostrasen, una vez más, su cariño y apoyo a Miriam, Loli, Mercedes, Mari Carmen y Antonio con besos y abrazos.

Uno de los momentos más especiales fue al dirigirse las hijas a José Suárez, abuelo de Yéremi Vargas, al que agradecieron su presencia. «Le prometí que cuando terminase con lo nuestro estaríamos con ustedes en su lucha. Cuenten con nosotros para pedir justicia por Yéremi y también por Sara», le recordó Loli Quesada. Las hijas tuvieron palabras de agradecimiento para todos los que les prestaron su apoyo en estos cinco años.