Borrar
Directo Alcaraz-Djokovic, en directo
Comisaría de Telde. c7
Denuncian que el presunto abusador cometía los hechos durante la siesta de los miércoles

Denuncian que el presunto abusador cometía los hechos durante la siesta de los miércoles

La policía detiene a tres trabajadores del Liceo Francés, que hoy pasarán a disposición judicial. La investigación está declarada secreta

Francisco josé fajardo / juan pérez benítez

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 19 de octubre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Este jueves pasarán a disposición judicial los tres detenidos por un presunto caso de abusos sexuales cometidos sobre alumnos menores de edad en el colegio Liceo Francés, de Telde. En concreto, se trata de un exempleado que dejó el centro el pasado mes de septiembre alegando que estaba siendo difamado por alumnos de Secundaria y que ahora es investigado como presunto autor de los hechos. También están en dependencias policiales otros dos trabajadores –personal no docente del centro–, que habrían actuado como presuntos encubridores. Según los relatos de las víctimas, los supuestos abusos los habría cometido el detenido cuando los menores –de entre tres y cinco años– dormían la siesta de los miércoles, ya que él era uno de los encargados de cuidarlos.

Han sido los agentes del Grupo 2 de la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) de Telde los encargados de realizar las pesquisas que han derivado en la detención de estas tres personas, después de que unos padres del Liceo Francés Internacional, con sede en la carretera de Taliarte, denunciaran que su hijo les había contado como había sido objeto de abusos sexuales por parte de uno de los empleados del centro. De inmediato, los investigadores recabaron datos con los responsables del centro y con más padres de alumnos y cerraron el círculo, concretando hasta cuatro testimonios más de niños que pudieron haber sido víctimas de estos supuestos actos.

Al parecer y según fuentes de la investigación, varios de los posibles afectados narraron a sus progenitores como el principal detenido les realizaba tocamientos durante el transcurso de la siesta que los niños de tres a cinco años realizaban en el centro los miércoles por la tarde. Esta persona era la encargada de cuidarlos y se daba la circunstancia de que en ese momento apenas había personal dentro del centro.

Los otros dos capturados son también empleados no docentes y están en calidad de encubridores.

Dijo que fue acosado

Se da la circunstancia de que el principal investigado dejó de trabajar en este centro el pasado mes de septiembre después de que hubiese denunciado, como así explicó a los padres en un grupo de WhatsApp, haber «sido víctima de difamación por vía telemática, probablemente mensajería instantánea, entre grupos de jóvenes adolescentes», pertenecientes a Secundaria del propio Liceo.

El detenido dijo que había denunciado que «algunos –por los presuntos autores– han podido cogerme especial odio por mi rol; hacer cumplir algunas normas. Mi imagen debe estar bien extendida entre jóvenes que no pertenecen al centro pues he recibido burlas por muy diversos lugares de la isla», explicó. También les dijo que dichas «burlas» le suponían «un acoso mediante consignas como; silbar, apuntarme con el móvil, gritar todos juntos, o decir alguna palabra en francés (bonjour por ejemplo), gritarme 'guapo o guapa' y siempre a mi paso y cercanía», narró a los padres a los que pidió ayuda para identificar a los autores de las «difamaciones».

Los tres detenidos pasarán hoy a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Telde.

Silencio, aunque en estado de shock

La comunidad educativa del Liceo Francés seguía ayer en estado de shock. En un día lectivo común, la mayoría de padres no quisieron dar valoraciones sobre el tema a los medios, sentenciando que confiaban en los cuerpos de seguridad y preferían esperar a sus averiguaciones. Sin embargo, algunos progenitores declararon que no supieron nada hasta el día el martes, cuando el centro citó a todos los padres en las aulas para exponerles la delicada situación, aunque «sin dar muchos detalles de lo que se sabía hasta el momento». Asistentes aseguraron que esta fue una reunión «agitada y muy tensa» en la que hubo muchos gritos y recriminaciones dirigidas hacia los responsables educativos. «Nos han pedido disculpas por todo, pero eso no nos vale de nada», aseveraron.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios