Imagen de la vivienda donde ocurrieron los hechos. / JUAN CARLOS ALONSO

Colocó a su tía boca abajo en una especie de pira funeraria y luego prendió fuego

Las quemaduras han dificultado la autopsia de la mujer que perdió la vida en San Roque a manos de su sobrino. Este miércoles pasa a disposición judicial

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria.

Sigue la investigación para intentar esclarecer lo que ocurrió durante la mañana del domingo en la calle Florinda del barrio de San Roque, donde Francisco José F.H. acabó con la vida de su tía, de 90 años, a la que quemó en una especie de pira funeraria que él mismo había construido.

Por el momento, los investigadores del Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Las Palmas están a la espera de los resultados preliminares de la autopsia que este lunes realizaron a Angelines -que era como llamaban a la víctima- por parte de los profesionales del Instituto de Medicina Legal (Imlcf).

En principio, el cadáver fue hallado por los agentes actuantes en el interior de la casa terrera y dentro de la habitación de la propia víctima, colocado boca abajo sobre una especie de pira funeraria hecha con ladrillos que el mismo homicida había construido anteriormente.

En su interior encontraron restos de madera quemada e incluso pastillas de encendido de barbacoas que, presuntamente, utilizó Francisco José F.H. como acelerante para crear unas llamas de entidad suficiente como para deshacerse del cadáver sin dejar rastro.

Ahora, los forenses tratan de determinar si la causa de la muerte fueron los presuntos golpes que propinó el agresor a la víctima y que provocaron que cayera al suelo inconsciente, o las propias llamas y el humo, ya que el cuerpo estaba de boca abajo de cara al foco de ignición. Estos especialistas incluso han tenido que solicitar varios análisis para poder conocer de forma definitiva cómo perdió la vida Angelines en su domicilio de San Roque.

Se espera que este miércoles a primera hora pase Francisco José F.H. a disposición de la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria, que le tomará declaración y decidirá sobre su situación personal, aunque después de que haya reconocido la autoría del ataque y el incendio en sede policial, todo apunta a que ingresará de inmediato en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

La noticia de la muerte violenta de Angelines causó una enorme conmoción en la calle Florinda del barrio de San Roque. Los familiares de víctima y detenido no se podían creer lo que había sucedido e incluso, una sobrina manifestó que fue ella la que alertó a la policía el sábado porque Angelines no cogía el teléfono. Por eso motivo fue a la vivienda pero el detenido no la dejó entrar.

Otros vecinos comentaron que habían visto salir humo de la casa el fin de semana pero jamás imaginaron lo que estaba ocurriendo en el interior del inmueble. «Estamos muy sorprendidos de lo que ha ocurrido. Este señor no es buena persona por lo que dice que ha hecho, es muy triste porque Angelines era muy querida», declararon.

Que «estaba haciendo unas cosas con maderas»

Otro vecino manifestó a los medios que «vi una cantidad de humo impresionante y le dije a Paco -el supuesto homicida- que si pasaba algo y me respondió que estaba haciendo unas cosas con maderas en la azotea«, comentó. Un día antes, el sábado, dijo que se encontró »a la nieta llorando en la puerta de la casa porque Paco no le dejaba pasar para ver a su abuela. Incluso le daba por loca, que se había ido con una familiar y por eso no contestaba al teléfono«, añadió el vecino.

Posteriormente, el homicida « a los 20 minutos se marchó de la casa y la familia entró y se encontró a la persona fallecida. Sabíamos que era conflictivo pero hasta un límite, jamás pensamos que podía hacer algo así«, finalizó.