Elena Felipe (i), Emma Colao (d), junto a Beatriz Barrera, ayer, en una reunión en la Diputación del Común. / C7

«Hay una violencia institucional machista hacia las personas que cuidan, que son mujeres»

Acudafe traslada el estudio que muestra las precarias condiciones del sector a la Diputación del Común. Pide cambios en Dependencia y que se reconozcan los cuidados

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

« No existe un marco de protección para la persona que cuida. Hay una violencia institución machista hacia las personas que cuidan, que son mujeres», afirmó ayer Emma Colao, responsable del departamento jurídico de la Asociación de Cuidadoras, Familiares y Amigos de Personas con Dependencia, Alzheimer y otras Demencias (Acudafe).

Fue una de las cuestiones que Acudafe trasladó a la adjunta de Igualdad y Violencia de Género de la Diputación del Común, Beatriz Barrera. En la reunión, en la que también participó la directora de Acudafe, Elena Felipe, la asociación explicó la situación de precariedad en la que se encuentran las personas cuidadoras, fundamentalmente mujeres.

LA CIFRA

«Nos preocupa y ocupa el tema. No existe un reconocimiento de los cuidados. Las mujeres son la mano de obra esclava de los cuidados. Necesarias para que los hombres mantengan su posicionamiento social y su carrera profesional cotizando. Son necesarias para garantizar el cuidado de las unidades familiares», lamentó Colau.

La asociación ha pedido a la Diputación que, en el marco de sus competencias, « intervenga para sugerir las modificaciones legales necesarias y dar con las medidas para cambiar esta cuestión. Esto no puede continuar así. No se puede decir que un estado garantiza la igualdad de condiciones, según el articulo 14 de la Constitución, y la carga cuidados radica en las mujeres y nos desocupamos de esta cuestión. No se puede hablar de progresismo sin atajar de cuesta género», añadió Colau.

Acudafe reclama cambios en la ley de dependencia y que se reconozcan los cuidados. « Este asunto no se ha resuelto porque es un problema que atañe a las mujeres. Es un problema feminizado que no se reconoce de manera machista», abundó la jurista.

Un tema que ha tardado es abordarse

Por su parte, la adjunta la adjunta explicó que trasladará las reivindicaciones de Acudafe al Defensor del Pueblo al tratarse de un asunto estatal, «pero de forma paralela y, desde la Adjuntía de Igualdad y Violencia de Género de la Diputación del Común, trabajaremos y le haremos un seguimiento a esta situación, ya que hay una serie de cuestiones que sí pueden ser tratadas a nivel autonómico».

«Este tema ha tardado demasiado tiempo» en ponerse en cuestión, dijo Beatriz Barrera, y asumiendo una frase de Colau, añadió: «El 80% de las personas cuidadoras son mujeres. Si fueran hombres se hubiera resuelto antes».

Según el informe Estudio sobre las personas cuidadoras familiares en Canarias, el 78,9% de quienes se dedican al cuidados es mujer. La media de edad es de 54 años y casi el 58% se dedica exclusivamente a los cuidados.

Además, el 93,8% se sientes «obligadas» a asumir los cuidados, la mayor parte de las veces en solitario. El 27,6% ha renunciado a su ocupación por tener que cuidar a un familiar y el 14,4% ha reducido su jornada laboral.

Según los datos del Inserso, y atendiendo al convenio especial de cuidadores no profesionales de personas con dependencia, a 31 de enero de este año en Canarias tenían reconocida esa labor 1.266 personas, 661 en la provincia de Las Palmas y 605 en la de Santa Cruz de Tenerife. El 88,6% de estas personas son mujeres.

Sin embargo, 9.812 personas reciben en las islas la prestación económica para cuidados familiares, un 34,34% de las prestaciones de dependencia en Canarias son de este tipo.

El problema, señala Colau, es la escasa prestación que reciben y el no reconocimiento como trabajo. «Se requiere una reestructuración del sistema de cuidados en Canarias y de la forma en que se está gestionando la dependencia. Se ve como un gasto y no como una inversión».