Momento de la concentración a las puertas del Servicio de Urgencias del hospital Insular. / Cober

Urgencias del Insular exige medidas para despejar los pasillos de pacientes

El personal pide participar en la búsqueda de soluciones a la saturación que sufre el servicio de Urgencias a través de una comisión permanente

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La limitada capacidad del hospital Insular de Gran Canaria para absorber a los pacientes que ingresan en el hospital tras pasar por el Servicio de Urgencias obliga a mantenerlos en camillas esparcidas por pasillos a la espera de una cama libre. Este jueves medio centenar de trabajadores de este servicio volvieron a denunciar en la calle el déficit estructural que sufre el centro hospitalario de referencia para el sur grancanario y pidieron la creación de una comisión permanente, con la participación de los sindicatos, para consensuar las medidas a corto y largo plazo necesarias para gestionar el colapso de Urgencias.

«Hoy hay alrededor de 15 pacientes en los pasillos, pero hemos llegado a tener más de 50«, explicó este jueves Luis Vega, enfermero del Servicio de Urgencias y portavoz de sus compañeros.

Los trabajadores sostienen que el actual espacio físico del Servicio de Urgencias es insuficiente y que la crisis sanitaria causada por el coronavirus ha tensionado más un problema que ya era crónico, provocando «un escenario laboral difícil de manejar para nosotros en el que, por momentos, se compromete la seguridad clínica del paciente«, señalaron en un comunicado leído a las puertas de Urgencias.

Vídeo. COber

Además, denunciaron que el problema que sufre el área de Urgencias está siendo utilizado para «dirimir otras disputas ajenas» al servicio a través de «declaraciones exageradas o irresponsables».

Los trabajadores, que portaban broches con la palabra #PasillosCero, achacan el colapso de Urgencias al déficit estructural de camas, al aumento de la demanda de la población y a la falta de plazas sociosanitarias, que obliga a mantener ingresadas a personas mayores que deberían haber recibido el alta hospitalaria.

Por otra parte, subrayaron que la medida de ampliar el Servicio de Urgencias con un nuevo edificio construido en las instalaciones del CULP no les satisface, porque la principal necesidad de Urgencias es la ampliación del número de camas hospitalarias. « No necesitamos un servicio de Urgencias más grande para poder atender a más pacientes ingresados dentro, sino que tenermos que trabajar para que menos personas necesiten ser ingresadas y que quienes lo hagan tengan su necesaria cama de hospitalización«, subrayaron los trabajadores que ofrecieron su colaboración a los gestores hospitalarios para buscar soluciones a los acuciantes problemas que sufren. »Ya habrá momento de pedir responsabilidades. Por el momento contamos con ellos, pero pedimos que ellos cuenten con nosotros«, reza el manifiesto.

Además, los profesionales de Urgencias advierten de que se manifestarán las veces que sean necesarias para defender la sanidad pública y conseguir que los pasillos queden libres de camillas.