Un funcionario cuadruplicó la tasa de alcohol

Un jefe de negociado del Ayuntamiento ha sido condenado por conducir borracho y estrellarse contra la fachada del Bingo Sol.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

El Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria –ayer en funciones de guardia– condenó este lunes a Gerardo Cebrián, jefe de negociado del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a una pena de ocho meses y dos días sin carnet de conducir, y a una multa de 1.200 euros, como autor de un delito contra la seguridad vial al conducir bajos la influencia de bebidas alcohólicas que acabó en un accidente de tráfico. El acuerdo de conformidad permitió rebajar la pena solicitada inicialmente por el Ministerio Fiscal.

El accidente se produjo en la confluencia de las calles Agustina de Aragón y Gerona, en el barrio de Schamann, el pasado jueves 14 en torno a las 16.00 horas, cuando el vehículo que conducía Gerardo Cebrián impactó contra la fachada del edificio del bingo Sol, y derribó a su vez una señal de tráfico. El encausado, según la resolución judicial dictada ayer in voce por el magistrado Alberto Puebla Contreras, «tras consumir bebidas alcohólicas que afectaban a su capacidad de conducción, circuló con el vehículo de su propiedad marca Toyota Corolla [...] por diversas calles de Las Palmas de Gran Canaria y lo hizo de modo anómalo y en zig zag hasta impactar contra la fachada del bingo» que se encuentra en esa zona.

La Policía Local de la capital grancanaria determinó en su atestado que el conductor implicado en este suceso cuadruplicaba la tasa máxima de alcohol permitida en la sangre, en los dos controles a los que fue sometido. En la primera de las pruebas de determinación del grado de impregnación alcohólica en aire espirado, realizada a las 16.20 horas, Gerardo Cebrián arrojó un resultado de 0,97 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, mientras que 18 minutos más tarde, dio un registro de 1,01 miligramos en un etilómetro homologado y calibrado.

El juicio, celebrado este lunes por el juez de guardia en la Ciudad de la Justicia de la capital grancanaria, concluyó con una condena que recoge el acuerdo de conformidad al que se avino el acusado. Por esa vía, la pena se limita a ocho meses y dos días sin carnet de conducir y una multa de 1.200 euros, frente a la petición inicial de la Fiscalía, representada por Rosa Rubio, que solicitaba en primera instancia un año y tres días sin carnet de conducir y 1.800 euros de multa. Además, la compañía de seguros del vehículo de Gerardo Cebrián tendrá que hacer frente al pago al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria –entidad en donde el acusado ocupa un cargo de representación del Servicio de la propia Policía Local– pagará 92,58 euros por la rotura de una señal de tráfico.