Un cura se sube al tejado para bendecir a su pueblo

El párroco de Arroyo de la Luz, el municipio al que más ha castigado el coronavirus en Extremadura -al menos cinco muertos- ha protagonizado un insólito acto litúrgico para confortar a sus atribulados vecinos.

ÁLVARO RUBIO / MADRID

El párroco de Arroyo de la Luz, el municipio al que más ha castigado el coronavirus en Extremadura -al menos cinco muertos- ha protagonizado un insólito acto litúrgico para confortar a sus atribulados vecinos. «He bendecido los cuatro puntos cardinales desde el tejado de la iglesia», explicaba Juan Manuel García tras descender de las alturas donde ofició un ‘corpus christi’. El cura lanzó la «bendición del Santísimo» pertrechado con sus atavíos litúrgicos y frente a una custodia en un acto sin asistentes que comenzó a la hora del Ángelus, mediodía del pasado miércoles, y duró 20 minutos. El párroco de la iglesia de la Asunción bendijo desde la distancia la residencia de ancianos de la localidad, a toda la provincia de Cáceres y a sus hospitales.

«Me detuve pueblo por pueblo. He dedicado p arte de la bendición a los ancianos porque lo están pasando muy mal», dijo. El sacerdote cacereño sostiene que fue un acto «seguro». «Es fácil subir y el tejado tiene un pasillo entre sus dos aguas que se puede recorrer caminando, un murete y una barandilla en el borde que impide cualquier caída», precisó para tranquilidad de sus parroquianos.

Albañil antes que sacerdote.

Él religioso, que antes de ingresar en el seminario de Toledo fue albañil durante cuatro años, detalló cómo se le ocurrió la idea. «Los sacerdotes italianos están saliendo con el Santísimo por las calles de sus pueblos y ciudades. Así que pensé que yo podía hacerlo desde el tejado de la iglesia». Los feligreses de un pueblo con 5.800 almas «ya sabían que lo iba a hacer» y salieron a las ventanas «para recibir la protección del Señor». «Me han grabado en vídeo desde todo el pueblo y yo también grabé la ceremonia», comenta el cura, ducho en el manejo de las redes sociales. «Me consta que me siguen desde Canadá y me ha felicitado el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara», se ufana.

Asegura que, de momento, no tiene pensado realizar nuevos actos litúrgicos desde el tejado parroquial. Pero, por si acaso, dejó allí arriba la mesita con el altar. Reconoce el cura, natural de la vecina Malpartida de Cáceres, que no era la primera vez que accedía al tejado desde que Arroyo de la Luz permanece aislado, con la población confinada y los accesos controlados por la Guardia Civil. «Hace poco colgué un vídeo en el que mostraba la belleza del amanecer a todos los vecinos». Y es que al final siempre acaba saliendo el sol.