Ya había tenido «problemas de índole similar con otras mujeres en hasta tres ocasiones»

12/03/2019

La noticia de la detención del médico de familia, C.L.R., de 65 años y trabajador del centro de salud de Canalejas, en Las Palmas de Gran Canaria provocó una oleada de reacciones de rechazo y condena a dicho comportamiento.

La noticia de la detención del médico de familia, C.L.R., de 65 años y trabajador del centro de salud de Canalejas, en Las Palmas de Gran Canaria provocó una oleada de reacciones de rechazo y condena a dicho comportamiento. Además, varios medios nacionales se hicieron eco en la jornada de ayer de la detención del médico de familia, de 65 años, tras una denuncia por presuntos abusos sexuales a una paciente. En la nota difundida ayer por la Jefatura Superior de Policía de Canarias se da cuenta de con la investigación policial se pudo localizar a 99 mujeres que habían solicitado cambiar de médico, de las que al menos una veintena sufrieron supuestamente tocamientos de índole sexual.

Además y como ha podido saber este periódico, podría no ser la primera vez que el facultativo se ve inmerso en problemas judiciales. Según consta en la resolución que suspende de empleo y sueldo al médico dictada por la Gerencia de Atención Primaria del Área de Salud de Gran Canaria, un cargo del centro donde trabajaba de salud informó que C. L. R. ya «había tenido problemas de índole similar con otras mujeres en hasta tres ocasiones anteriores, habiendo sido detenido por la policía en, al menos, dos», figura en este documento oficial. En el mismo se resuelve su suspensión provisional por espacio de seis meses.

Por otra parte, el Colegio de Médicos de Las Palmas difundió en la mañana de ayer tras conocer la noticia, un comunicado en el que pide la actuación y el «peso del imperio de la ley».

«El Colegio de Médicos, en favor de las víctimas, solicita que la investigación y diligencias judiciales sean lo más rápidas posibles. Del mismo modo, muestra todo su apoyo y solidaridad con las mismas», reza el comunicado.

Asimismo, el organismo colegial anuncia su plena disposición a la Policía Nacional así como de las autoridades sanitarias y judiciales, para colaborar en todo lo que haga falta para esclarecer lo sucedido.

«Se trata sin duda de un hecho aislado, excepcional y abominable, tipificado además como delito. Los casos excepcionales en los que se pudiera producir una mala actuación del profesional cuentan con el total rechazo de esta Institución y deben ser condenadas y desvinculadas del trabajo del resto de médicos que sí ejercen su profesión con el máximo respeto y consideración a sus pacientes», sostiene el Colegio.

En el citado texto recuerdan que «en España se llevan a cabo más de 240 millones de consultas al año en Atención Primaria (según informes recientes), las cuales siempre cuentan con la satisfacción de los pacientes», detallan.

La noticia de la detención del médico de familia, C.L.R., de 65 años y trabajador del centro de salud de Canalejas, en Las Palmas de Gran Canaria provocó una oleada de reacciones de rechazo y condena a dicho comportamiento. Además, varios medios nacionales se hicieron eco en la jornada de ayer de la detención del médico de familia, de 65 años, tras una denuncia por presuntos abusos sexuales a una paciente. En la nota difundida ayer por la Jefatura Superior de Policía de Canarias se da cuenta de con la investigación policial se pudo localizar a 99 mujeres que habían solicitado cambiar de médico, de las que al menos una veintena sufrieron supuestamente tocamientos de índole sexual.

Además y como ha podido saber este periódico, podría no ser la primera vez que el facultativo se ve inmerso en problemas judiciales. Según consta en la resolución que suspende de empleo y sueldo al médico dictada por la Gerencia de Atención Primaria del Área de Salud de Gran Canaria, un cargo del centro donde trabajaba de salud informó que C. L. R. ya «había tenido problemas de índole similar con otras mujeres en hasta tres ocasiones anteriores, habiendo sido detenido por la policía en, al menos, dos», figura en este documento oficial. En el mismo se resuelve su suspensión provisional por espacio de seis meses.

Por otra parte, el Colegio de Médicos de Las Palmas difundió en la mañana de ayer tras conocer la noticia, un comunicado en el que pide la actuación y el «peso del imperio de la ley».

«El Colegio de Médicos, en favor de las víctimas, solicita que la investigación y diligencias judiciales sean lo más rápidas posibles. Del mismo modo, muestra todo su apoyo y solidaridad con las mismas», reza el comunicado.

Asimismo, el organismo colegial anuncia su plena disposición a la Policía Nacional así como de las autoridades sanitarias y judiciales, para colaborar en todo lo que haga falta para esclarecer lo sucedido.

«Se trata sin duda de un hecho aislado, excepcional y abominable, tipificado además como delito. Los casos excepcionales en los que se pudiera producir una mala actuación del profesional cuentan con el total rechazo de esta Institución y deben ser condenadas y desvinculadas del trabajo del resto de médicos que sí ejercen su profesión con el máximo respeto y consideración a sus pacientes», sostiene el Colegio.

En el citado texto recuerdan que «en España se llevan a cabo más de 240 millones de consultas al año en Atención Primaria (según informes recientes), las cuales siempre cuentan con la satisfacción de los pacientes», detallan.