Un testigo del caso Grúas no sabe cómo se devolvió el préstamo

11/06/2019

El exjefe jurídico de Clavijo exculpa al presidente de toda responsabilidad, alegando incluso que solo se le informaba cuando tenía que «levantar reparos». Los interrogatorios se prolongan durante seis horas y hoy se retoman con otros tres testimonios más el que no se pudo tomar ayer.

R.R. / Santa cruz de Tenerife

Desde el minuto uno de su declaración como testigo en el caso Grúas, Ceferino Marrero, el ahora secretario general de Presidencia del Gobierno y titular de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de La Laguna entre febrero de 2013 y julio de 2015, intentó exculpar a Fernando Clavijo de cualquier responsabilidad en su etapa de alcalde del municipio, incluso de su posterior nombramiento como cargo de confianza en 2015, que, aunque a propuesta de presidente, lo hizo, dijo «el Gobierno de Canarias».

Entrando en materia, Marrero dejó al margen a Clavijo de cualquier decisión que se adoptó, entre otras la que él tomó de pedir un informe externo que avalara la concesión del préstamo de 120.000 euros a Autogrúas Poli, alegando que «no hace falta consultarlo con el alcalde porque era una cuestión administrativa» y que «el alcalde solo estaba al tanto cuando había un reparo» por parte de la Intervención.

En esa tónica se mantuvo buena parte de su largo interrogatorio, que sumado al de Estanislao González Alayón, jefe de área de Hacienda y Servicios Económicos de La Laguna entre septiembre de 2009 y junio de 2017, se prolongó más de seis horas bajo la dirección de la fiscal Anticorrupción, María Farnés Martínez, en presencia de la juez que instruye el caso en el Juzgado número 2 de La Laguna y de los letrados de parte. Tan larga fue que la toma de declaración del tercer testigo, Javier de la Cruz, se pospuso para hoy, sumándose a los previstos de Rosa Pérez, Pedro Campos y Manuel Ortega.

Estanislao González, por su parte, llegó a declarar que desconocía cómo la empresa concesionaria del servicio de grúas devolvió entre junio y diciembre de 2014 el préstamo de 120.000 euros que le hizo el Ayuntamiento validado con un informe del jefe del servicio «sin ver la documentación», algo que dijo, es el «procedimiento establecido en el Ayuntamiento con carácter general». Y también fue esclarecedor que admitiera que a ninguna otra empresa se le había concedido un prestamo similar.

Nuevamente Ceferino Marrero echó balones fuera en relación a varios informes argumentando que solo los conformaba. Sí explicó que por su cuenta estudió cómo secuestrar el servicio de grúas y que informó favorablemente a la intervención en enero de 2014, aunque con el alcalde solo despachó «lo de los reparos». Y explicó que aunque respecto a la prórroga del servicio no tenía dudas, sí las tenía sobre el préstamo, de ahí que pidiera el informe externo y que él no emitió luego informe porque no era su competencia. Es más, dijo que ni su informe ni el de los catedráticos tenían valor, solo el jefe del servicio de Seguridad Ciudadana.

Y volvió a salvar a Clavijo al apuntar que el informe a los catedráticos no se solicitó para justificar el levantamiento de reparos. Con temas complejos, sí reconoció que acudía a explicárselos al alcalde, en concreto «los dos reparos, el de la prórroga y el de los anticipos».

Marrero reconoció que no hubo ningún expediente sancionador a Autogrúas Poli pese al incumplimiento reiterado de las condiciones de la concesión, pero también que en 2013 su propietario hizo alguna propuesta de reequilibrio. Luego en enero se decidió la intervención. «No sé lo qué pasó entre abril de 2013 y enero de 2014», admitió.

También González conocía la situación de Autogrúas Poli, pero dijo ignorar los aspectos que no eran de su competencia.