Tribunales

Prisión sin fianza para el hombre que asesinó a su esposa en La Isleta

05/04/2020

El Juzgado de Instrucción número 5 de Las Palmas de Gran Canaria, en funciones de guardia, ordenó el ingreso en prisión preventiva, comunicada y sin fianza de José P. A., el sujeto que mató a su esposa asfixiándola con una almohada en la madrugada de este sábado, como él mismo reconoció a los agentes de policía que lo detuvieron.

La autoridad magistrada titular del Juzgado, Ana Isabel de Vega Serrano, dictaminó esta medida de privación de libertad al imputar a este varón de 62 años un delito de asesinato con la agravante de parentesco. El fiscal Jesús Lomba interesó también esta medida por el mismo delito.

Según informó el TSJC, tras instruirse las primeras diligencias previas, el caso pasará al Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, que lo tramitará como procedimiento ante el tribunal del jurado, al ser el delito competencia objetiva de esta institución.

Hay que recordar que víctima, E.G.P de 78 años de edad, sufría un deterioro cognitivo moderado/severo, estaba declarada incapaz y el agresor había sido designado como su cuidador, por lo que estaba encargado de su día a a día y de administrarle sus respectivos medicamentos.

Constan registradas dos actuaciones previas por parte de juzgados de Violencia sobre la Mujer de Las Palmas de Gran Canaria con dos atestados, uno del año 2008 y otro más reciente de 2019 y en ambos se archivaron los procedimientos. En el último de 2019, la fallecida desde el principio no quiso en ningún momento seguir adelante con las actuaciones, ni cuando la policía fue a su domicilio ni cuando a acudió a sede judicial. Ella manifestó que su marido no le había agredido y que no tenía miedo de él, por lo que el órgano judicial no pudo llevar a cabo ninguna actuación sobre el individuo. Él también negó ante los investigadores ningún tipo de agresión.

El suceso tuvo lugar hacia las 7:00 horas del sábado, cuando los sanitarios acudieron al lugar en La Isleta, después de que el agresor llamara al 091 de la Policia Nacional. Cuando llegaron los servicios de emergencia, la mujer ya había muerto.