El rumano Daniel O. niega haber matado a un amigo suyo a puñetazos

«Le pegué en defensa propia»

13/03/2018

Daniel O., el ciudadano rumano acusado de haber matado a un compatriota suyo a puñetazos en Guanarteme, negó ayer los hechos y alegó que sólo pegó una vez a la víctima, pero lo hizo en defensa propia y bajo los efectos del alcohol. El juicio comenzó ante el tribunal del jurado con la declaración del acusado y cuatro policías.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial celebró ayer la primera sesión de la vista oral que sienta en el banquillo a Daniel O., un ciudadano rumano que está acusado de homicidio por haber quitado presuntamente la vida a su compatriota Félix B. a puñetazos en unos hechos ocurridos el 26 de julio de 2016 en Guanarteme.

El Ministerio Público consideró en su escrito de acusación que el encausado cometió el homicidio debido a un ataque de celos y de manera brutal, puesto que pensaba que su exnovia mantenía una relación con el fallecido. Pero esta tesis la negó ayer por completo Daniel O. en su declaración a preguntas de su defensa. «Félix –la víctima– era amigo mío», afirmó. «Bebimos whisky y cerveza y acabamos mi ex, Félix y yo en un bar pidiendo otra copa. Se hizo la hora de irme porque me iba a quedar en casa de mis tíos y él, mientras íbamos caminando por la calle Simancas, me empezó a insultar diciéndome que no tenía cojones, que era un cabrón y un hijo de puta por irme», relató.

El encausado insistió en que no quería broncas hasta que los insultos fueron a más y fue golpeado por detrás por la víctima: «Me pegó, me escupió, cogió del cuello y tiró al suelo» y a la tercera agresión, «vi que iba a sacar algo del bolsillo que pensaba que era un cuchillo y por eso le golpeé con el puño y caí encima de él» al ir bebido. «Quedó inconsciente y empezó a roncar y pensé que era broma y le di dos o tres cachetones para que despertara y como no reaccionaba, llamé a su hermano para que lo viniera a buscar. No tenía intención de matar a esa persona ni causarle daño, fue en defensa propia y nunca fui consciente de que estaba mal», declaró.

La testigo no pudo ser localizada.

Se da la circunstancia de que la principal testigo de este caso, la exnovia del acusado y que presenció todos los hechos, no ha podido ser localizada, por lo que no asistió a la primera sesión del juicio ayer. Por esta razón, la defensa de Daniel O. interesó ayer la suspensión de la vista, hecho al que se opuso el fiscal Pedro Gimeno, quien afirmó en la sala que la testigo «se encuentra en paradero desconocido y no se sabe si está aquí, fuera de la isla o incluso si está viva», afirmó.

La magistrada presidente Margarita Varona no aceptó la solicitud de la defensa de suspender el juicio, aunque sí dio su visto bueno a que se leyese la declaración de la testigo que realizó en su momento en fase de instrucción.

El Ministerio Fiscal solicita para Daniel O. la pena de 14 años de prisión por un delito de homicidio y anunció que retiraría en sus conclusiones el delito de quebrantamiento de condena, puesto que ya ha sido condenado por este hecho.

Por otra parte, la defensa de Daniel O. pide para su patrocinado la libre absolución puesto que considera que los hechos se produjeron en legítima defensa y bajo una intoxicación plena por alcohol.

Otras tres condenas.

El acusado Daniel O. estuvo antes de cometer presuntamente el homicidio recluido en el Centro de Internamiento de Extranjeros de la capital por tener en vigor una orden administrativa de expulsión del país. El ciudadano rumano residente en la isla, había sido condenado en 2014 a cuatro meses de prisión por un delito de robo con fuerza y, posteriormente, a 40 días de trabajo en beneficio de la comunidad y 16 meses de alejamiento de su expareja por maltrato familiar. Por este último motivo, fue nuevamente penado en 2016 por quebrantamiento de condena, puesto que el 26 de julio burló la prohibición al ir al bar donde trabajaba para hablar con ella.

«Le pegué en defensa propia»
El fiscal: «Un ataque así no es en defensa propia»

El fiscal Pedro Gimeno explicó que «un ataque así de brutal no es en defensa propia. Le dio puñetazos con la finalidad de acabar con su vida».

«Le pegué en defensa propia»
Acusación: «Fue a hacerle el mayor daño»

El abogado Gustavo Adolfo Santana explicó que «no se sostiene el hecho de que la agresión fuese en legítima defensa. Fue a hacerle el mayor daño».

«Le pegué en defensa propia»
La defensa: «En cualquier caso, homicidio imprudente»

La defensa Víctor Machado dijo que, en caso de que fuese culpable, lo sería «por homicidio imprudente y afectado por el alcohol».