Por maltrato animal continuado, delito contra el medio ambiente y falsedad

La Fiscalía investiga a Pájara por tres delitos en su perrera

28/07/2018

La Fiscalía Provincial de Las Palmas está investigando a la Perrera Municipal de Pájara tras varias denuncias presentadas acerca del «abandono y desatención total» que han dispensado, presuntamente, a los animales durante el periodo de tiempo comprendido entre los años 2015 hasta 2017.

Estas diligencias de investigación se están llevando a cabo por parte de la fiscal delegada de Medio Ambiente de Puerto del Rosario, Clara Serrano Pardaz, y nacieron a raíz de varias denuncias presentadas por asociaciones protectoras de animales de la isla. Tras las mismas, fue una dotación del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil la que se desplazó hasta las instalaciones de la perrera y dio buena cuenta del estado en el que estaban los animales. Según se recoge en los informes realizados por los agentes especialistas en la materia, los perros que allí estaban se encontraban abandonados, sin alimentación ni bebida, carentes de los cuidados básicos veterinarios para tener una vida digna, sin vacunar y muchos de ellos al borde de la muerte, todo ello durante un periodo de tiempo estimado entre 2015 hasta 2017, según reflejaron en los amplios informes que han remitido a la Fiscalía.

Según fuentes consultadas, el organismo público responsable de la perrera de manera directa es el Ayuntamiento de Pájara, aunque el personal que se encarga de la vigilancia y cuidado de estos animales pertenece a los ayuntamientos que hacen uso de estas instalaciones que son el propio de Pájara y los pertenecientes a la Mancomunidad de Municipios Centro/Sur, que presta el servicio de recogida de animales en Tuineje, Betancuria y Antigua.

El informe que obra en poder de la fiscal delegada de Medio Ambiente de Puerto del Rosario, Clara Serrano Pardaz, arroja una cifra aproximada de perros que se encontraban en precarias condiciones de salud cuando fueron los efectivos del Seprona, y también detalla un número orientativo de animales que murieron, presuntamente por la desatención de los mismos, mientras vivían en la perrera.

La Fiscalía investiga a Pájara por tres delitos en su perrera
Fosa común

Los agentes que realizaron la investigación en la Perrera Municipal de Pájara ofrecen unos «relatos espeluznantes», según fuentes cercanas al caso, acerca de las condiciones en las que se encontraban los animales. En uno de los puntos de la querella, hablan de una fosa común cavada a escasos 50 metros de la perrera en la que sus responsables arrojaban, presuntamente, los cadáveres de los animales que iban perdiendo la vida. Una zanja que ha supuesto una gran amenaza para la fauna silvestre y doméstica del entorno, teniendo en cuenta el riesgo existente de intoxicación porque a algunos de los perros se les había administrado medicamentos para sacrificarlos debido a las supuestas malas condiciones en las que se encontraban.

El Ministerio Público investiga estos hechos que, según la querella, son constitutivos de un delito continuado de maltrato animal, falsedad y un delito contra el medio ambiente por el depósito de residuos no autorizados con el consiguiente riesgo de intoxicación y muerte para los animales.

La querella fue interpuesta el día 16 de julio y el procedimiento se remitió el 20 a los juzgados de Instrucción de Puerto del Rosario.

Robo de perros para peleas

Ya en su día, la Perrera Municipal de Pájara fue noticia después de que Podemos presentase un escrito ante el Ayuntamiento denunciando la situación extrema de abandono y robo de animales, con el objetivo de destinarlos a peleas de perros. El partido pidió al consistorio a colocar cámaras de seguridad por el perímetro de las instalaciones para atajar el problema.