Tribunales

La familia Kokorev lleva su caso a la ONU

08/10/2019

Su representación legal ha denunciado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU un presunto «abuso de la prisión preventiva» ordenada en su día contra estos investigados por ser presuntos testaferros de Teodoro Obiang en España

Este caso Kokorev, que desde 2009 se investiga en el Juzgado de Instrucción número 5 de Las Palmas de Gran Canaria, ha cometido «presuntos errores y atropellos», según los letrados de su defensa y los mismos han sido comunicados ya al Parlamento Europeo y al Consejo de Europa.

La Caplc pidió que España acabara con la prisión provisional, con el secreto de sumario y revisara el sistema FIES

El expediente ya fue analizado por la mesa de la Organización de las Naciones Unidas el pasado 18 de septiembre, en la 42ª sesión de este organismo celebrada en Ginebra. En dicho acto, la organización Coordination des Associations & Particuliers pour la Liberté de Conscience (Caplc), tras analizar el caso con la particularidad denunciada de la prisión preventiva de la familia Kokorev, pidió que España acabara con esta medida de larga duración, con el régimen de secreto de sumario y revisara la aplicación del sistema FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento) a internos no violentos y sin antecedentes, que fue aplicado a los Kokorev en la prisión de Juan Grande sin que aún hoy «haya sido motivado ese excepcional tratamiento», denuncia su defensa.

No es la primera vez que el caso llega a la ONU. A finales de junio, esta organización junto con Human Rights Without Frontiers, registró un comunicado ante el Consejo de Derechos Humanos denunciando que España estaba cometiendo un error judicial en el caso Kokorev que arrastra una investigación que se ha alargado durante más de una década. Para ello, el director de Human Rights Without Frontiers, Willy Fautré, que lleva 25 años realizando investigaciones sobre detenciones en muchos lugares del mundo, incluyendo Corea del Norte, visitó Gran Canaria junto con una delegación de la organización para conocer el caso de primera mano. Hay que recordar que la familia Kokorev sigue en la isla con la prohibición de abandonarla salvo Vladimir, el principal investigado y de avanzada edad, que debe de tratarse de sus enfermedades coronarias y otras más en Madrid.

Fruto de esas investigaciones, este organismo ha denunciado ante el Consejo de Derechos Humanos que la familia Kokorev, que pasó más de dos años en prisión preventiva antes de ser puestos en libertad sin fianza, padeció «muchas vulneraciones de derechos humanos». Cita, entre otras cuestiones, que el secreto de sumario se prolongó durante 18 meses después del arresto, el deterioro de la salud de Vladimir Kokorev durante su permanencia en prisión preventiva que ha continuado agravándose hasta la actualidad, así como que aún cuando ya se sabía que no se iba a celebrar un juicio en muchos años, se prorrogara la prisión preventiva.

Denuncia ante Exteriores.

En el comunicado, tramitado por el Secretario General del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, también se denuncia que los Kokorev «fueron privados de la presunción de inocencia» y que «se les trató como una sola entidad, «la familia Kokorev», sin distinguir entre las tres personas, sugiriendo culpabilidad por asociación». La denuncia ya ha llegado al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Recientemente, Vladimir Kokorev tuvo que ser hospitalizado de urgencia con síntomas de un ictus, un desenlace que, de acuerdo a informes médicos, hay riesgo de que vuelva a repetirse.