Macrooperación policial

Fermín, el policía que jugó a ser custodio de los narcos

20/01/2020

La noticia de la detención de 17 personas en Gran Canaria relacionadas con un gran entramado delictivo dedicado, en mayor medida, al tráfico de drogas y que tenía como principal cabecilla al agente de la Policía Nacional Fermín C. V. R., ha sacado a la luz como este funcionario se hacía valer de su condición de agente de la autoridad para convertirse en un auténtico custodio y conseguidor de los presuntos capos de cuatro redes dedicadas al crimen organizado que actuaban en la isla. Incluso, en una ocasión, uno de ellos al que apodaban El Químico, le dijo «tienes mi vida en tus manos», cuando preparaban el desembarco en el sur de un importante cargamento de hachís.

Según la investigación realizada en conjunto por el Grupo VI de la Unidad de Asuntos Internos, el Grupo I de Udyco Las Palmas – ambos de la Policía Nacional–, el Equipo contra el Crimen Organizado de Canarias de la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera, los 17 investigados en esta operación habrían llevado a cabo modalidades delictivas asociadas a infracciones criminales contra el patrimonio, delitos contra la salud pública, cohecho, extorsión, omisión del deber de perseguir delitos, receptación, infidelidad en la custodia de documentos y blanqueo de capitales, algunos de ellos incluso en el marco de auténticas organizaciones criminales.

El agente estaba apoyado presuntamente por su esposa y sus hermanos

Esta compleja investigación iniciada en 2018 incluso tuvo un plus de dificultad debido a la particularidad de tener como encartado a un funcionario de la Policía Nacional, Fermín C. V. R., cuya labor principal y prevaliéndose de su condición como agente de la autoridad, fue la de dar seguridad y cobertura a la diferentes actividades ilícitas investigadas, revelando a los cabecillas de cuatro redes delictivas, información reservada e importante sobre metodologías de actuación policial.

Con el avance de la investigación, los cuerpos policiales vieron como cada vez iban apareciendo más implicados que participaban de las conductas ilícitas, lo que supuso una mayor complejidad si cabe en su descubrimiento.

El Policía Nacional Fermín C. V. R., apoyado presuntamente por su esposa –directora de una entidad bancaria que fue registrada– y de sus hermanos, colaboraba de una manera similar pero a diferente grado de participación con los líderes de estas cuatro redes delictivas que llevaron a cabo delitos de extrema gravedad, convirtiéndose en algunos casos en verdaderas organizaciones criminales.

Colaboraba de forma similar pero en diferente grado de participación con cuatro redes delictivas

Durante el transcurso de la investigación, en la que se llevaron a cabo actuaciones de aprehensión de importantes cantidades de drogas de diferentes tipos –como la operación en la que se capturaron 1.350 kilos de hachís en un velero, también se halló, al menos, un laboratorio de fabricación de sustancias psicotrópicas y otro de anabolizantes y esteroides, todos ellos en el sur de Gran Canaria donde se produjeron los registros más multitudinarios por parte de los agentes policiales encargados de esta macroinvestigación.

Durante toda la investigación, los agentes apreciaron como el policía Fermín C. V. R. se hizo vale de numerosas argucias para conseguir, en algunas ocasiones, no aparecer en las posibles auditorias que pudieran realizarse sobre las consultas que realizaba en las bases de datos de la Dirección General de la Policía, además de que engañó a los narcotraficantes asegurándoles que tenía amistad íntima con magistrados, con un agente de la Guardia Civil encargado del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) y otro comisario destinado al control del acceso al Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid.

El equipo de investigación no descarta llevar a cabo más detenciones en próximas fechas ya que la operación sigue en marcha.

Drogas, robos, extorsión...

El ‘asunto Kramer’: Robo de una joyería.

La investigación contra Fermín se inició a raíz de unas pesquisas llamadas Kramer y en la que el policía fue encartado por haber hecho vigilancia con el ruso Roman Prizov, autor de un robo perpetrado el 7 de abril de 2016 en la joyería Gold Kramer de Maspalomas y por el que fue condenado. En las cámaras se pudo ver que, al menos una chica estaba realizando las vigilancias en un coche propiedad del policía. En posteriores pinchazos telefónicos, el agente reconoció que «cometió un error» y «la cagué gorda» y luego, presumió de tener relojes de alta gama robados. También se interceptó una conversación en la que habló con alguien para vender joyas. No pudo ser procesado.

Robert G. S.: Información confidencial

El policía contactó con el polaco Robert G. S. en agosto de 2018 al que ofreció información sobre técnicas de detección de estupefacientes en el aeropuerto de Barajas y la encriptación de comunicaciones. El polaco contó al policía que tenía a alguien preparado en España para ir a Brasil para traer cocaína que al final no se llevó a cabo. También facilitó a los narcos comprobaciones de números telefónicos para que supieran si estaban siendo investigados, todo ello a cambio de dinero.

Alexis S. P. y Hafid M.: Correo humano y velero

Los investigados Hafid M. y Alexis S. P., junto al policía, planificaban introducir coca desde Sudamérica vía avión por el método correo humano. También pensaban traer hachís en un velero. Fermín iba a recibir 1.500 euros por asesoramiento. También Fermín dijo tener relaciones con magistrados que usaría para reducir la condena del padre de Hafid a cambio de 10.000 euros. Sobre esto último, extorsionó al investigado Alejandro Manuel M. A. para que le pagara los 10.000 euros diciéndole que si no lo hacía, no pararía una presunta investigación que pesaba sobre él y que no era real.

Ivo Emiel P. B.: La parte más compleja de la trama

El agente contactó con un belga llamado Ivo Emiel apodado el Químico por sus conocimientos en la elaboración de drogas. Ivo incluso llegó a montar un laboratorio en Ayagaures de drogas sintéticas y anabolizantes. En esta trama, los investigadores actuaron contra la introducción de 1.400 kilos de hachís por mar donde colaboró Fermín, cocaína vía marítima del Caribe y coca desde Guinea Bissau o Mauritania.

Atribuyen al agente 12 presuntos delitos.

Los investigadores determinaron, tras más de un año de investigación, que Fermín C. V. R. pudo haber cometido presuntamente dos delitos de cohecho, uno de conspiración para el tráfico de estupefacientes, uno de extorsión, dos de omisión del deber de perseguir delitos, uno de tráfico de sustancias psicotrópicas, uno de distribución ilícita de sustancias anabolizantes/esteroides, uno de tráfico de estupefacientes, uno de organización criminal, otro de blanqueo de capitales y uno de infidelidad en la custodia de documentos. En total suman 12 imputaciones.

Por su parte, Ivo Emiel P. B. pudo haber cometido, según los agentes, cinco delitos agravados por ser el jefe de una organización criminal, mientras que Werner H. L. V. B se enfrenta a tres delitos.

La esposa de Fermín es investigada por cinco delitos. A Bárbara B. E. se le persigue por receptación, tráfico de sustancias psicotrópicas, distribución ilícita de sustancias anabolizantes/esteroides, tráfico de estupefacientes y blanqueo de capitales, al igual que a los dos hermanos del agente que son Jorge Carmelo V. R. y Francisco Javier J. V. R.

En el caso de Alexis S. P., los investigadores creen que cometió cohecho y tráfico de estupefacientes, Hafid M. M. los de extorsión y también tráfico de estupefacientes, el mismo este último que se le atribuye a Alejandro Manuel M. A. Por su parte, Robert G. S. cometió supuestamente cohecho y conspiración para el tráfico de estupefacientes. Mohamed M. H., el supuesto líder de una de las cuatro organizaciones, está detenido por pertenencia a organización criminal y tráfico de estupefacientes, al igual que Fouad E. K y Dris M. T. De tráfico se acusa a Miguel M. A. y Juan Carmelo R. B. Ya en prisión se encontraban Gamal H. M. y Rachid N., detenidos por un alijo de 1.350 kilos de hachís aprehendidos el 2 de enero de este año 2020.