El militar está acusado de haber acabado con la vida de una mujer en Puerto del Rosario

El presunto asesino de Lorena se enfrenta a 21 años de prisión

14/04/2019

Un tribunal del jurado será el encargado de valorar el lunes 22 si el militar Félix D. C. fue el que acabó con la vida de la periodista argentina Lorena Mazzeo en octubre de 2016 en Puerto del Rosario. La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha considerado en su calificación que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato y otro de hurto, por lo que piden que sea condenado a 21 años y seis meses de cárcel.

Según el Ministerio Público, el acusado, militar profesional, mantuvo una relación de cliente entre el verano y el mes de octubre de 2016 aproximadamente, con Lorena Mazzeo, la cual prestaba servicios de prostitución además de ejercer su profesión de periodismo.

El 23 de octubre de ese año y después de concertar una cita telefónica aproximadamente media hora antes con la víctima en su domicilio de Puerto del Rosario, el acusado acudió al mismo sobre las 15,15 horas. Previamente, ella le había detallado que se encontraba sola y, una vez allí y después de mantener relaciones sexuales, Félix D. C. atacó a la mujer presuntamente de forma sorpresiva. Según la Fiscalía, «con la intención de acabar con su vida y, en todo caso, aceptando que podía ocasionarle la muerte, la asfixió por estrangulación con mecanismo no definitivamente concretado provocándole su fallecimiento a los pocos segundos», sostiene en su acusación.

Para garantizar dicho resultado, «el acusado deliberadamente la estranguló desde atrás, por la espalda, anulando cualquier previsible defensa que la víctima de otro modo, al menos instintivamente, hubiera empleado, dejando su cadáver en el interior de la tina del baño del inmueble», hechos por lo que la acusación pública estima que son constitutivos de un delito de asesinato y no de homicidio.

Tras culminar dicha acción y «con la finalidad de evitar ser descubierto», el acusado «se llevó las sábanas de las camas de la vivienda y los preservativos usados, cortó los cables del router y del teléfono y, finalmente, cerró con llave la puerta del domicilio de Lorena Mazzeo llevándose igualmente la misma», afirma la Fiscalía.

Por último, antes de su huida y con la «finalidad de enriquecerse ilícitamente», el militar se apropió de «50 euros, de dos terminales telefónicos marcas Samsung y Alcatel, de un Ipad mini marca Apple con su funda marca Targus», todo propiedad de la víctima y valorado en un importe superior a 400 euros.

Afirma que fue un «juego sexual»

Mientras que la Fiscalía entiende que este crimen fue un asesinato cometido por el militar Félix D. C., su defensa califica los hechos como un homicidio al estimar que el fallecimiento de la mujer se debió a un accidente durante la práctica de un juego sexual que «se fue de las manos». El abogado explicó en su escrito de defensa que ambos jóvenes mantenían relaciones sexuales en el domicilio de ella y practicaron un juego sexual que «consistía en que ella se enrollaba la manguera de la alcachofa de la ducha en el cuello y tener sexo así, mientras corría el agua», al tiempo que le pedía al acusado «que apretara», según aseguró el militar en su declaración. A los pocos segundos, la argentina falleció, según esta parte.