Juicio por la playa Anfi Tauro

El fiscal insiste en la culpa de Hernández

24/05/2019

«El único responsable de que la playa proyectada a día de hoy sea un paisaje en fuga y tenga esa postal de verano apagado es el acusado», manifestó ayer el fiscal Javier Ródenas refiriéndose al exjefe de la Demarcación de Costas de Canarias, José María Hernández de León, acusado de haber autorizado de forma ilegal la playa artificial de Tauro en beneficio del grupo Anfi.

El delegado de la sección de Medio Ambiente de la Fiscalía Provincial de Las Palmas desarrolló ayer en la última sesión de este juicio un contundente informe final en el que mantuvo la acusación de tres años y medio de cárcel por prevaricación y falsedad para Hernández de León, a quién consideró responsable de haber concedido la licencia de obras al constructor Santiago Santana Cazorla «a pesar del informe favorable de un técnico suyo» que, además, realizó un levantamiento topográfico concluyente, de que no se había firmado un acta de replanteo ni de comprobación ajustada a la legalidad y obviando además una declaración de lesividad, hechos que son «las únicas verdades objetivas de este procedimiento», manifestó Ródenas a la Sala.

Manifestó Santana Cazorla «se vanaglorió de haber dado un discurso al estilo ‘Braveheart’ pidiendo que le diesen la licencia»

Además, insistió en que el testimonio más incriminatorio para el propio acusado fue el protagonizado por el constructor Santiago Santana Cazorla, quien a su juicio «se vanaglorió de haber dado un discurso pidiendo que le otorgasen la licencia al más puro estilo Braveheart –en alusión a la película– y fue en ese momento cuando todos los que estaban presentes en Tauro y, a sabiendas de que no se cumplía con la legalidad exigida, se plegaron ante él», apuntó Ródenas. «El acusado dio entonces la autorización verbal para que empezara la obra sin tener en cuenta las advertencias y reparos planteados por su técnico», insistió el representante del Ministerio Público.

En este juicio, que analiza si la licencia de las obras que sirvieron al grupo Anfi Tauro para rellenar con 70.000 toneladas de arena una playa de callaos a cambio de la cesión de 3.811 metros cuadrados de terreno para dominio público y que, según la Fiscalía, nunca hicieron, el acusado negó todos los hechos en su turno de última palabra. «Esta situación me tiene desconcertado, perplejo y muy dolido porque en 42 años que llevo dedicado al sector público nunca he tenido ningún problema de este tipo y encima ha ocurrido al final de mi vida laboral», dijo. «Siempre he tenido claro mi papel como servidor público y he desempeñado mis cargos cumpliendo con la legalidad y resolviendo los problemas de la mejor manera posible. Siempre he obrado de buena fe y con lealtad institucional, por eso me ha sorprendido y disgustado cuando fui cesado y denunciado. Reitero mi inocencia», manifestó el exjefe de la Demarcación de Costas de Canarias, José María Hernández de León.

Este juicio quedó ayer visto para sentencia.

La libre absolución

Esteban Mestre Delgado, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Alcalá de Henares y representante legal de José María Hernández de León, insistió ayer en la inocencia de su cliente y por ello pidió su libre absolución, en contra de la tesis propuesta por el Ministerio Fiscal. Mestre Delgado dijo que en este procedimiento «se investigó de todo haber si había algo» contra su cliente y echó en falta el expediente administrativo en el sumario, apuntando que la empresa acreditó la titularidad de los terrenos que tenía que ceder a dominio público para obtener la licencia de obras.