Hay 22 agentes de baja médica

Denuncian arbitrariedades en la Comisaría de Maspalomas

01/02/2019

Un nutrido grupo de agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) adscritos a la comisaría de Maspalomas ha denunciado a su comisario jefe Eduardo Manuel Caudet y al inspector jefe Pablo Casanova, por adoptar una medidas que han provocado «incidentes o disfunciones» que han derivado en que 22 funcionarios se encuentren en estos momentos de baja médica.

Según Alternativa Sindical de Policía (ASP), estos dos mandos han adoptado medidas como la redistribución de efectivos «de forma aleatoria» que han creado un ambiente «irrespirable» que genera entre los agentes «frustración» al considerarse que han sido tratados «como mercancías».

Estas decisiones han afectado presuntamente a la salud de los funcionarios generando cuadros de «ansiedad y estrés, precisando muchos de ellos asistencia médica, desencadenando bajas laborales y repercutiendo negativamente en los servicios policiales de la comisaría», denuncia el sindicato.

Al parecer, los mandos de Maspalomas han querido fortalecer la oficina de denuncias trasladando a agentes que «ha generado un insoportable ambiente laboral en un servicio en el que nunca lo hubo con anterioridad». Además, según esta fuente, varios agentes que están de baja médica han sido amenazados con ser expedientados si no cesan en su actitud, por lo que muchos de ellos han denunciado al comisario y al inspector jefe, tanto a los sindicatos como en los tribunales.