Caso Romina: Niegan la libertad provisional a Raúl Díaz

27/09/2019

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Arrecife ha denegado la petición de libertad provisional presentada por Raúl Díaz, que permanece en prisión investigado por haber presuntamente acabado con la vida de su pareja, Romina Celeste, para luego quemar su cuerpo y tirarlo al mar en Nochevieja de 2018.

La magistrada Sofía Román Llamosí ha desestimado los argumentos a los que aludió la representación legal del investigado, que entendía que su patrocinado no tenía posibilidad de destruir pruebas, contaba con arraigo en la isla, no había riesgo de fuga y, además, insistía en que no fue el autor de la muerte de Romina Celeste. En un auto, la autoridad judicial negó tal pretensión, por lo que Raúl Díaz tendrá que seguir internado en el penal donde permanece desde el 13 de enero.

La resolución considera, respecto al argumento del transcurso del tiempo y el riesgo de fuga, que «la tentación de fuga ante una pena de intenso gravamen aumenta en la misma proporción en que lo hacen también la proximidad legal y la temporal de poder sufrir sus consecuencias», sostiene.

En lo que se refiere al arraigo, donde la defensa argumenta que el investigado cuenta con domicilio fijo en Lanzarote, familia estable residente y trabajo en la isla, que el domicilio donde vivía en Costa Teguise era de alquiler y el contrato se extinguió, que no tienen constancia de que se mantenga una «relación paterno-filial» en la actualidad y que mantiene una situación «de ausencia de relación laboral alguna», dado que la misma acabó cuando éste entró en prisión.

Argumentos

En cuanto a la posibilidad de destrucción de pruebas, la defensa insistió en que Raúl Díaz reconoció solo lo que hizo, que fue deshacerse del cuerpo «colaborando de forma activa en el esclarecimiento de los hechos». Pero la magistrada entiende que la declaración del investigado «fue concienzudamente preparada para ofrecer un relato alternativo de los hechos y tratar de obtener su exculpación respecto a la intervención en la muerte de Romina». Además, insiste en que «no existen indicios» de una «supuesta colaboración» de Raúl Díaz en el esclarecimiento de los hechos ya que entiende la instructora que no dijo la verdad cuando declaró que se encontró el cuerpo sin vida de Romina en el baño de su casa y luego los investigadores detectaron restos de sangre en el habitáculo: «Se acredita una falta de concordancia entre lo declarado por el investigado en dependencias policiales respecto al modo en que fue hallada Romina, sin sangre sino con una ligera espuma en boca», pues la existencia de «sangre en el lugar de los hechos con signos de arrastre, no se compadece con la versión de los hechos manifestada» en sede policial por el investigado, viniendo a confirmar la causa de muerte con violencia», sostiene la magistrada.

El auto dice que el investigado no colaboró con los investigadores ya que, por ejemplo, afirma que tiró al mar sus extremidades en un punto concreto de Los Hervideros con «muchas posibilidades» de que se hundiesen y quedaran entre las piedras encajadas sin poder ser arrastradas, pero los buzos no hallaron nada ni tampoco en una zona seca de piedras cercana, donde iría a depositarse todo rastrojo o basura que fuese tirada en dicho lugar.

Por último, sobre el estado del proceso en su fase de instrucción, la autoridad judicial dice que «solo transcurso del tiempo no es motivo justificante del final de la prisión provisional, ni determinante de dilaciones indebidas».

Sostiene la instructora que no ha transcurrido, a la fecha de la petición de libertad, «ni siquiera la mitad del tiempo máximo de dos años de duración de la medida» y que todavía «no es momento para que se disparen las alarmas, pues nos encontramos ante una elevada petición de pena, frente a una persona joven, con posibilidades económicas para poner en práctica una evasión a la acción de la justicia», teniendo en consideración que el cuerpo de Romina «no ha aparecido y de las periciales practicadas se considera no verosímil la versión dada por el investigado al respecto».

La autoridad judicial decreta, de esta manera, el mantenimiento de la prisión provisional comunicada y sin fianza de Raúl Díaz por un presunto delito de homicidio/asesinato.