Tribunales

Cárcel para el asaltante del Pizza Royer’s

22/06/2019

El Juzgado de lo Penal número 6 de Las Palmas de Gran Canaria condenó a Cristian Valerón Vilches a cinco años de prisión, 180 euros de multa y 2.800 en concepto de indemnización después de que reconociera haber acuchillado a tres dependientes de Pizza Royer’s en Tamaraceite cuando intentaba robar la recaudación del día.

El acusado fue penado como autor de los delitos de robo con intimidación y violencia en grado de tentativa y lesiones y, aunque en principio el fiscal Javier García Cabañas interesaba para el mismo nueve años de cárcel, finalmente su abogado José Antonio Penichet llegó a un acuerdo de conformidad rebajando sustancialmente el tiempo de condena.

Según el fallo, el acusado Cristian Valerón Vilches sobre las 23.10 horas del 18 de agosto de 2018, acudió al establecimiento Pizza Royer’s de la calle Cruz del Ovejero, en el barrio de Tamaraceite. Lo hizo en pleno horario de atención a los clientes que allí se encontraban y, «con ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito, esgrimiendo de manera amenazante un cuchillo de considerables proporciones, más de 25 centímetros de hoja, conminó a los trabajadores del local a que le entregaran la recaudación de la caja registradora», sostiene en la sentencia la magistrada Ivana Aisa Muiños Romero.

El individuo tenía alteradas sus capacidades intelectivas y volitivas por una patología psicótica

«Durante la perpetración de su ya ilícito proceder», ahonda el fallo, el acusado «con el fin de culminarlo, cosa que finalmente no consiguió, con el designio de causar un menoscabo en su integridad física disminuyendo así la resistencia que ofrecían», asestó a uno de los empleados una puñalada que le causó una herida punzante en hemitórax derecho que requirió tratamiento quirúrgico, tardando en sanar 30 días impeditivos que le dejaron una secuela psicológica.

De la misma manera y a continuación, también hirió a otro de los trabajadores de la pizzería «con el machete» provocándole una herida inciso contusa que requirió para su sanidad siete puntos de sutura precisando 30 días para su curación. Por último, causó «una herida superficial en región abdominal que sanó tras una primera asistencia facultativa» a otro de los dependientes del restaurante que se encontraba trabajando en el momento de ataque.

Tras cometer estos hechos, el varón huyó del restaurante y se dirigió, cuchillo en mano, a la zona del Centro de Salud de Tamaraceite, donde se jactó ante algunos vecinos de haber apuñalado a tres personas. Los mismos actuaron sobre la marcha, lo retuvieron y llamaron a la Policía Nacional que se encontraba por la zona buscándolo. Fue detenido en ese mismo instante.

Hay que destacar que Cristian Valerón Vilches, en el momento de los hechos, «tenía levemente alteradas sus capacidades intelectivas y volitivas por descompensación de una patología psicótica». Además, acababa de salir del Centro de Internamiento Educativo para Menores Infractores Valle Tabares y reconoció que consumía Trankimazin, Ribotril y Seroquen

Salvó a sus compañeros.

En este suceso, el tercer empleado acuchillado se encontraba en el horno cuando fue embestido por detrás y sufrió un pinchazo en su costado izquierdo. El mismo afirmó en sede policial que el detenido gritó «¡me cago en la puta, me cago en la puta, los voy a rajar, los voy a pinchar!». En ese momento, el denunciante comenzó a gritar a los que se encontraban en la pizzería para que huyesen del lugar, al tiempo que agarró a varios compañeros y los empujó hasta el baño para que se pusieran a salvo, mientras Cristian Valerón seguía gritando, propinando insultos y golpeando con el cuchillo las mesas y la encimera.