Carolina Darias, durante la presentación de la línea. / SERGIO PÉREZ / EFE

El teléfono contra el suicidio logra abortar 585 intentos

El servicio de asistencia de 24 horas ha recibido 34.000 llamadas en los cuatro meses que lleva en funcionamiento

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

El 024, el teléfono público de 24 horas para luchar contra la conducta suicida, ha logrado abortar con la atención inmediata de sus expertos y la petición de ayuda cuando ha sido necesario a equipos de emergencias 585 intentos de autolisis que ya estaban en curso desde el pasado mes de mayo.

La herramienta puesta en marcha hace cuatro meses por el Gobierno ha recibido en este tiempo unas 34.000 llamadas de ciudadanos con ideaciones o comportamiento suicida, de familiares suyos, de compañeros, vecinos o allegados pidiendo información, asesoramiento o ayuda. La gestión de estos contactos, además confortar y ayudar a quienes llamaban con problemas psicológicos y personales en fases aún muy iniciales, han permitido la derivación de 1.500 casos que requerían de una actuación urgente a los distintos servicios de emergencia del 112 e identificar e impedir los casi 600 suicidios en curso citados.

El teléfono, cuyo nombre oficial es 'línea de atención a la conducta suicida', tras meses de preparación y retrasos, fue puesto en marcha por el Ministerio de Sanidad el pasado 10 de mayo con el lema 'Llama a la vida'. El servicio, tras una enorme avalancha de llamadas y casos en los primeros días y semanas, atiende en la actualidad una cifra diaria de alrededor de 300 llamadas.

Los datos registrados hasta la fecha «evidencian la necesidad de este servicio para hacer frente a una amenaza silenciada y latente como son los problemas de salud mental y la conducta suicida», asegura un portavoz del ministerio en el primer balance de la iniciativa.

La línea 024 está en funcionamiento las 24 horas del día, los siete días de la semana, todos los días del año. Es gratuita, accesible, inmediata, confidencial y está atendida por personas expertas. Su objetivo es dar apoyo a personas con conducta suicida, familiares y allegados e intervenir con la ayuda de los dispositivos de emergencia, en el caso de ser necesario, en situaciones complejas y de alto riesgo.

Primera causa de muerte externa

El suicidio es la principal causa de muerte no natural de los españoles desde hace 15 años, cuando en 2007 superó por primera vez a los fallecidos en accidente de tráfico, que fue durante décadas el motivo principal de las muertes por causas externas, las no derivadas de enfermedades

Mientras las reformas legales y las campañas de concienciación han logrado que en solo una década las muertes en la carretera se redujeran a la mitad, al pasar de cifras que rondaban los 4.000 fallecidos a los 1.900, los suicidios han ido cada vez a más, desde las 3.263 muertes de 2007 a las más de 3.500 que se registran de media cada año desde 2012.

Se trata de una grave práctica claramente vinculada con los hombres que son sobre el 75% de quienes se quitaron la vida. De hecho, en el caso de las españolas, ni siquiera es la primera causa de muerte no natural, que para ellas son las caídas accidentales, seguidas de los fallecimientos por ahogamiento, sumersión o sofocación. Los siniestros de tráfico han pasado a tercera causa externa de muerte en los varones y a cuarta en las mujeres.