Borrar
«Son niños que viven en situaciones complejas, con muchos traumas»

«Son niños que viven en situaciones complejas, con muchos traumas»

Los menores extranjeros no acompañados que llegan a España -los menas- tienen distintos perfiles: muchos vienen de países en conflicto como Siria, otros se suben en pateras huyendo del hambre y la miseria y hay un tercer grupo integrado por jóvenes traídos por sus padres, que luego regresan a sus países.

Lunes, 29 de octubre 2018, 07:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Lo explica el presidente de Aldeas Infantiles SOS de España, Pedro Puig, una ONG dedicada al acogimiento de los menores tutelados por las administraciones porque no pueden vivir con sus padres -por distintas circunstancias- o porque se encuentran solos, como en el caso de los menas.

«Llegan a un país en el que muchas veces no dominan el idioma, son niños que viven en situaciones muy complejas, que han sufrido muchos traumas, algunos con trayectos largos y muy complicados», explica el responsable de Aldeas, una ONG que atiende a los menores a través de hogares con personas de referencia estable (madre SOS) que ofrece a los niños los cuidados y el afecto necesario.

Entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2018 había casi 12.000 menores extranjeros no acompañados en España, la mayoría en Andalucía (5.621), Cataluña (1.074) y Melilla (1.090), según los últimos datos del Ministerio del Interior.

Para intentar equilibrar esa atención a los menores, competencia de las comunidades autónomas, el Gobierno ha aprobado en el último Consejo de Ministros los criterios de reparto de un fondo de 40 millones de euros. En el reparto a Canarias le tocaron en primer instancia solo 433.000 euros.

Castilla y León, Extremadura y Asturias son las comunidades autónomas que se han comprometido a acoger más menores extranjeros no acompañados de otros territorios.

«No solo vienen chicos en pateras, vienen chicos que les dejan aquí sus padres y ellos vuelven porque quieren una vida mejor para ellos; quieren que estén en Europa, y vienen a España o a Italia como primer punto y luego van a otros países europeos en busca de nuevas condiciones de vida».

El experto en la atención de los menores explica que cuando cumplen los 18 años, y por tanto salen del sistema de protección, Aldeas mantiene ese acompañamiento y ayuda a que los niños puedan concluir sus estudios o encuentren un trabajo que permita su emancipación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios