Borrar
Interior de una guagua en la mañana de este miércoles. COBER

«La voy a seguir llevando»: la mascarilla se baja de la guagua con cautela

Este miércoles terminó la obligatoriedad de llevar protección en el transporte público, pero gran parte de los viajeros la mantienen

Sara Toj

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 8 de febrero 2023, 13:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El fin del uso obligatorio de la mascarilla en el transporte público ya es una realidad. Desde este miércoles, 8 de febrero, con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la modificación del real decreto del 19 de abril de 2022, que regula el uso de la mascarilla, guaguas, taxis, aviones, trenes, metros, barcos o tranvías vuelven a transportar algunos rostros descubiertos. Uno de ellos, el de Jordy Camejo, de 19 años, que esperaba en la estación de San Telmo de Las Palmas de Gran Canaria para subirse a la guagua. El joven estudia Marketing y Publicidad en la capital grancanaria y todos los días se desplaza desde Puerto Rico en transporte público. «Si en sitios como el instituto no hacía falta usar mascarilla, ¿por qué aquí sí?», reflexiona.

La medida, aprobada el pasado martesnpor el Consejo de Ministros, ha despertado diferentes opiniones entre los pasajeros. En el primer día con el cubrebocas como opción, algunas de las personas que hacían fila en la estación de San Telmo para subirse a la 50 (línea que llega hasta el Faro de Maspalomas), se lo ponían antes de entrar en el vehículo. Es el caso de Desireé Moraño. Trabajadora en un hotel del sur de la isla, tiene sentimientos encontrados: «Me parece bien, pero por otra parte no. Todavía están subiendo los casos en países como China, y basta que se tome la medida aquí para que vuelvan a subir los contagios en las islas». En su caso, la seguirá usando.

Esta postura la comparte Mercedes Perdomo, usuaria asidua del transporte público que se dirigía al sur de la isla para dar un paseo junto a su hermana. Residente en Las Mesas, destaca la gran ocupación que se da en las guaguas a diario, «sobre todo en horas puntas», motivo por el que seguirá usando la mascarilla para cuidar de su salud.

Todavía con el cubrebocas en su barbilla, José Machín, natural de Las Palmas de Gran Canaria, valora la decisión de manera positiva: «A estas alturas yo creo que no hay ningún problema en quitarla». Aunque seguirá llevando consigo la mascarilla «por si las moscas», cree que el acuerdo se ha tomado «en el momento oportuno».

Si va llena sí

«Señor, la mascarilla, por favor», es uno de los recordatorios que los chóferes estaban acostumbrados a decir. Ahora, como recuerda Jonay Suárez, conductor regular de la línea 317, ya no tendrá que hacerlo. Según cuenta, «en general las personas colaboraban» y destaca que nunca tuvo problemas con ningún pasajero. Cree que «es ideal» el uso opcional de la mascarilla, por lo que no se la pondrá en los trayectos que realice, aunque confiesa que sí lo hará «cuando la guagua vaya muy llena», como imagina que pasará «ahora en carnavales».

Según la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la decisión se ha tomado en «un momento de gran estabilidad epidemiológica y con clara tendencia a la baja». En Canarias, los últimos datos aportados por la Consejería de Sanidad reflejan que el número de camas hospitalarias ocupadas por pacientes con covid se sitúa en un 1,44% y continúa en riesgo bajo.

Obligatoria

Además del transporte público, en las ópticas, centros de audiometría y en las ortopedias esta medida de protección es ahora opcional. No obstante, hay lugares donde sigue siendo de carácter obligatorio para las personas de seis años en adelante, como refleja el BOE publicado este miércoles. Es el caso de los centros y servicios sanitarios, las farmacias y botiquines. Por otro lado, las personas que trabajen en centros sociosanitarios y aquellas que acudan a hacer visitas también tendrán que llevarla.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios