Un satélite se desintegra sobre España generando una gran bola de fuego

El satélite se puso en órbita hace un año para proporcionar mejores comunicaciones de Internet

J.M.L. Toledo

No sólo restos de cometas o asteroides caen a diario sobre la Tierra desintegrándose la mayoría -afortunadamente- al entrar en contacto con la atmósfera. Un satélite de comunicaciones cayó en la noche del pasado domingo generando una gran bola de fuego que cruzó lentamente la Península Ibérica.

El suceso fue grabado por el Complejo Astronómico de La Hita, en La Puebla de Almoradiel (Toledo), que trabaja en el Proyecto SMART que tiene como objetivo monitorizar de forma continua el cielo para registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

En esta ocasión, el satélite artificial, de 260 kilos de peso, pertenecía a la compañía SpaceX y fue puesto en órbita el 24 de enero de 2021 con el fin de mejorar las comunicaciones de Internet. Según informó este lunes el astrofísico José María Madiedo, responsable del Proyecto SMART, el satélite, de la empresa Starlink, entró en la atmósfera a una velocidad de unos 27.000 kilómetros por hora «generándose una bola de fuego por el brusco rozamiento con la atmósfera a una altitud de unos 100 kilómetros sobre el norte de Marruecos, casi en la frontera con Argelia». Desde ese punto se dirigió hacia el noroeste y fue fragmentándose a medida que atravesaba la Península, lo que originó varias bolas de fuego avanzando en paralelo hacia el mar Cantábrico.

Según José María Madiedo, «cualquier posible fragmento del satélite que hubiese sobrevivido a su brusco paso a través de la atmósfera terrestre habría caído al mar pero el caso está aún en estudio por si nuevas informaciones pudiesen servir para obtener más datos sobre el evento».