Satse cuantifica en 200 las camas hospitalarias que Canarias cerrará en verano

11/07/2018

Los enfermeros aseguran que el «cierre por vacaciones» conlleva un «notable deterioro» en la atención que se presta y que es una excusa de Sanidad para «ahorrarse dinero a costa del usuario».

Odra rodríguez Las Palmas de gran canaria

El Servicio Canario de Salud (SCS) cerrará 202 camas hospitalarias durante los meses de verano, según un informe que ayer hizo público el Sindicato de Enfermería (Satse) que cuantifica el cierre de al menos 14.000 camas en todos los hospitales públicos del país. Leopoldo Cejas-Fuentes, secretario general de Satse Canarias, apuntó ayer que en el caso de la comunidad canaria las doscientas camas solo refieren a los cuatro grandes hospitales del archipiélago de las islas de Gran Canaria y Tenerife por lo que el «número podría ser mayor».

Lamentó que, un año más, la administración sanitaria aproveche la «excusa» de los meses estivales para llevar a cabo remodelaciones o reformar de habitaciones, plantas y servicios que a veces ni siquiera son una realidad» cuando de lo que se trata es que «durante todo el año se realicen labores de mantenimiento para no tener que anular camas en los citados meses». «Nosotros no discutimos la necesidad de remozar los espacios hospitalarios pero no, a costa del cierre de camas, de golpe, y con la excusa del verano», matizó para afirmar que el «mantenimiento, sin lugar a dudas, es necesario pero debe ser progresivo».

En su opinión, no es admisible que se ponga el «cartel de cerrado por vacaciones» a los hospitales de las islas durante tres meses para «ahorrarse dinero» porque, además, se trata de una medida que conlleva una disminución en el número de profesionales y de servicios activos, lo que supone un «notable deterioro» en la atención a los ciudadanos.

Satse Canarias explicó también que de manera sistemática «todos» los servicios de salud realizan esta actuación llegado el mes de julio lo que, a su juicio, conlleva «un aumento de las listas de espera, tanto médicas como quirúrgicas; la paralización de pruebas diagnósticas; las altas de forma precipitada, y los colapsos en los servicios de Urgencias, obligando a su atención en los pasillos».

sustituciones. Cejas-Fuentes hizo hincapié en la necesidad no solamente de mantener abiertas todas las camas sino también, de cubrir todas sustituciones de los profesionales, que «son los únicos que están a la altura realizando un trabajo excepcional», para afrontar las necesidades de los canarios.

No obstante, Satse recordó que esta situación no es exclusiva de Canarias ya que en Andalucía se cerrarán más de 2.400 camas; en Extremadura unas 350; en Asturias cerca de 400; en Baleares más de un centenar; en Euskadi más de 1.000; en Castilla-La Mancha cerca de 400; en Murcia casi 300; en Madrid unas 1.500 y en Castilla y León más de 400, por ejemplo.