Sanidad exime a los menores de 6 años del uso de mascarillas

20/05/2020

Las autoridades aceptarán «cualquier tipo de mascarilla, preferentemente higiénicas y quirúrgicas, que cubra nariz y boca», pero no bufandas o pañuelos. La normativa no incluye el régimen sancionador para los que la incumplan.

Los menores de 6 años no tendrán obligación de usar mascarillas en lugares públicos aunque no sea posible guardar la distancia social. Eso sí, Sanidad «recomienda» la utilización de esta protección «para la población infantil de entre 3 y 5 años». Esta es una de las principales novedades que introduce la orden del departamento que dirige Salvador Illa publicada esta mañana en el BOE y que regula el uso de esta protección, haciéndola obligatoria en todos los espacios cerrados compartidos y en los sitios abiertos en los que no haya posibilidad de mantener una distancia de dos metros con el resto de personas para evitar la transmisión del virus, además de en los transportes públicos como ya venía siendo preceptivo. La normativa, sin embargo, no establece régimen sancionador alguno para las personas que la incumplan.

La orden SND/422/2020, que entrará en vigor este jueves, hace más excepciones para el uso de mascarillas. Podrán no utilizarlas las personas que presenten «algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de mascarilla» o los individuos a los que «el uso de mascarilla resulte contraindicado por motivos de salud debidamente justificados, o que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización».

Vaguedad

Asimismo, se podrá prescindir de la protección durante el «desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla»; o por «causa de fuerza mayor o situación de necesidad». La vaguedad de estos dos últimos supuestos podría dejar abierta la posibilidad a que, por ejemplo, deportistas como corredores o ciclistas descarten su uso aunque estén en lugares atestados, al entender que la mascarilla les impide respirar.

La orden de Sanidad sí que deja claro que las autoridades no van a admitir el uso de pañuelos, bufandas, fulares o bragas de cuello como sucedáneos. «Se entenderá cumplida la obligación a que se refiere el apartado anterior mediante el uso de cualquier tipo de mascarilla, preferentemente higiénicas y quirúrgicas, que cubra nariz y boca», apunta la resolución.

La obligatoriedad de portar la mascarilla «en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros» estará en vigor, según la resolución, durante la vigencia del estado de alarma y «sus posibles prórrogas».

«Gotas infectadas»

Sanidad, que desde el inicio de la crisis sanitaria había rechazado la utilización masiva de las mascarillas e incluso había criticado su uso por entender que daban una falsa sensación de seguridad, ahora defiende que esta protección facial sí que es útil para contener la propagación del virus. «El uso generalizado de mascarillas por parte de la población general para reducir la transmisión comunitaria del SARS-CoV2 está justificado no solo por su alta transmisibilidad, sino también por la capacidad que han demostrado las mascarillas para bloquear la emisión de gotas infectadas, muy importante cuando no es posible mantener la distancia de seguridad», señala la resolución.

El Gobierno, en la exposición de motivos de la propia orden, da a entender que la determinación de extender ahora el uso de esta prenda de protección respiratoria no es un bandazo, sino que se trata de una decisión lógica fruto de la «evolución de la crisis sanitaria» que «obliga a adaptar y concretar de manera continua las medidas adoptadas, para asegurar la eficiencia en la gestión de la crisis». «En este marco, y ante la alta transmisibilidad del SARS-CoV2, especialmente en las fases iniciales de la enfermedad y en las personas asintomáticas, se hace preciso dictar una orden para regular el uso de las mascarillas», insiste Sanidad