Sanidad confirma la segunda muerte en Canarias, una mujer en Tenerife

17/03/2020

Las autoridades sanitarias canarias creen que en las próximas semanas aflorarán los contagios que se produjeron hace ya días y que aún no se han manifestado

ETIQUETAS:

La Consejería de Sanidad confirmó anoche un nuevo fallecimiento por coroavirus en Canarias. Se trata de una mujer con una grave patología previa que estaba ingresada la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Canarias (HUC). Con ella son dos las personas fallecidas en las islas desde que el 31 de enero Canarias reportó su primer caso positivo, que también fue el primero de España. La otra muerte, también de una mujer, se produjo en el hospital Doctor Negrín de Gran Canaria el pasado viernes.

El fallecimiento se conoció pasadas las 22.30 horas después de un día en el que el cambio de metodología en la recogida de datos marcado desde el Ministerio de Sanidad el domingo, estableciendo que los documentos epidemiológicos ya no contengan la disgregación por islas, provocó un salto en las cifras de los casos activos de coronavirus en Canarias. Algo que hizo casi imposible compararlos con los del día anterior y poder establecer cuántos nuevos positivos se dieron entre el domingo y ayer lunes.

Sin poder contar con las cifras actualizadas por islas –la consejería de Sanidad está intentando adaptar el nuevo sistema de recogida de datos establecido por el Ministerio a la realidad del archipiélago– y atendiendo solo a los datos globales, Canarias declaró diez nuevos casos con respecto al domingo y suma ya 111 personas contagiadas (aunque se llegaron a barajar hasta 147 ), de las que 39 están hospitalizadas y ocho (una en Gran Canaria y el resto en Tenerife) están en cuidados intensivos.

La cifra, que a priori podría parecer positiva porque no refleja un crecimiento descontrolado de positivos, es analizada, sin embargo, con mucha «prudencia» por los epidemiológos hasta el punto de que el jefe de sección del Servicio de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública, Amós García, sostiene que los contagios no están aumentando en Canarias con igual intensidad que en otros lugares, pero el virus está en fase expansiva y no hay que bajar la guardia».

Amós García explicó que el cambio de intervención por parte del Ministerio de Sanidad se debe a que ya hay comunidades autónomas en las que la transmisión comunitaria es muy elevada, algo que «no está tan claro en Canarias» debido a que los contagios «no están siendo homogéneos» en todo el territorio y, a la vista está, dice, que, por ejemplo, en que en El Hierro no hay contagios y en Tenerife hay en torno a 60.

En una fase expansiva del virus, lo que hay que hacer, sostiene García, es «seguir estudiando la trazabilidad de los casos», es decir, en con los contactos estrechos de la persona contagiada para tener controlada la propagación, y «asumir las medidas drásticas» impuestas por el estado de alarma declarado.

Las autoridades sanitarias canarias creen que en las próximas semanas aflorarán los contagios que se produjeron hace ya días y que aún no se han manifestado

Y aún así, advierte el epidemiólogo, «los casos en las islas seguirán para arriba, porque los positivos que se están dando ahora son contagios de hace dos semanas», aunque también aventura que «no con la misma intensidad que en otras comunidades autónomas».

«Hace 14 días había otra dinámica social y mucha gente se infectó, por eso el contexto en Canarias todavía es de expansión», asegura García.

Desde su punto de vista, cada individuo «tiene que tener claro que es el vehículo de transmisión» del coronavirus y que «la vacuna más poderosa que hoy por hoy se tiene contra el Covid-19 es quedarse en casa».

Y por eso, dice Amós García, sus dos palabras de estos días son: «paciencia», la que hace falta para quedarse en casa y «calma», porque el coronavirus es un problema de salud, explica, que en «el 80% de cursa una clínica muy leve o incluso es asintomática».

El problema es para ese otro 20% de la población que tiene problemas de salud o más de 65 años, porque ahí sí que «supone un problema» y los epidemiólogos, dice, no quieren «a un 20% de la población con una infección que suponga otras complicaciones y en algunos casos hasta su fallecimiento debido a este nuevo micoroganismo».