Objetivo: apostar de manera decidida por disfrutar de una vida alejada del estrés

02/01/2019

Erradicar los hábitos de vida no saludables debe combinarse con la realización de actividades deportivas y de ocio

Uno de los grandes males del siglo XXI es la ansiedad y el estrés. La falta de descanso y un ritmo de vida acelerado y con una carga importante de tensión puede generar dolor de cabeza, falta de concentración, problemas de sueño, dolor en el pecho, fatiga, depresión, desorden en el apetito y en la libido e incluso náuseas.

Para este 2019, un buen propósito es el de sumarse a una vida sin estrés y dejar a un lado hábitos de vida perjudiciales. En este sentido y para que no se quede solo en los deseos de año nuevo, hay una serie de recomendaciones que ayudan a pasar de un modelo de vida a otro.

En primer lugar, la organización, tener un orden y un horario ayuda a evitar el estrés y la ansiedad. Además, es importante contar con pasatiempos y distracciones para relajar la mente y alejarla de aquello que provoca ansiedad.

Guerra al ‘sillón ball’. Las actividades recreativas, solidarias y en contacto con la gente son una buena solución al estrés, por ello es recomendable desarrollar la receptividad y liberar el espíritu, socializar y pasar tiempo entre amigos y activar el cuerpo con el ejercicio físico.

Y, por supuesto, queda claro que la vida sedentaria de estar tumbado frente al televisor horas y horas queda desterrada sin concesiones. La batalla contra el denominado síndrome del sillón ball no admite descanso.