Los partidos políticos se suman a la denuncia de atención primaria

13/04/2018

Nueva Canarias, Partido Popular y Partido Socialista coinciden con el Colegio de Médicos de Las Palmas en que «el deterioro del sistema sanitario es evidente, siendo la atención primaria es la hermana pobre». Reclaman «su reorganización, más plantilla y medios diagnósticos para evitar sobrecargas asistenciales».

ETIQUETAS:

Los partidos políticos canarios se sumaron ayer al Colegio de Médicos de Las Palmas, a la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria Semergen en Canarias y a la Sociedad Canaria de Medicina Familiar y Comunitaria en la denuncia que, un año más, realizaron en relación a la situación de atención primaria, «sobrepasados por el número de pacientes, con solo seis minutos por consulta y agobiados con el déficit de 40 médicos al año y sin posibilidades de reposición». Nueva Canarias (NC), Partido Popular (PP) y el Partido Socialista (PSOE) coinciden en que «el deterioro del sistema sanitario es evidente, pero no de ahora, sino desde hace muchos años. Atención primaria es la hermana pobre y es una asignatura pendiente».

Román Rodríguez, portavoz parlamentario de NC, señaló que no se esconde que la sanidad canaria está «a la cola de los sistemas sanitarios de España. Y no es porque no tengamos buenos profesionales, sino porque la organización y el dimensionamiento de los servicios está por debajo de lo exigible, las plantillas y los medios diagnósticos no han evolucionado en primaria».

En su opinión, se ha centralizado el gasto en las especialidades, en la atención en los hospitales, por lo tanto, la tensión del sector de la primaria lo que hace es repercutir las deficiencias por falta de medios y personal en el sistema sanitario hospitalario. Por eso tenemos más dificultades de las razonables, por ejemplo, en las urgencias hospitalarias. En este sentido, Rodríguez señala que es «más que evidente» lo expresado por los profesionales de los centros de salud y «eso significa aumentar las plantillas y mejorar las condiciones diagnósticas para que el nivel primario esté adecuadamente dimensionado porque resuelve la mayoría de los problemas de salud y evita que el usuario vaya al hospital».

El Partido Popular, por su parte, se mostró de acuerdo con el colegio en cuanto a que la atención primaria debe ser «potenciada y trabajada desde la Consejería de Sanidad», pero apuntó que «no hay que olvidar que la situación de falta de profesionales y medios diagnósticos no es una novedad. Hace más de diez años que se reclaman medidas para contrarrestar la sobrecarga asistencial y administrativamente y el déficit de profesionales», afirmó Miguel Ángel Ponce, secretario general de Sanidad del PP y neumólogo en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín.

Ponce recordó que su partido registró un documento en el Parlamento canario en septiembre de 2017 con medidas para la mejora de la sanidad canaria. Entre las primeras se encuentra la «reoganizacion y potenciación de los recursos y de dotación presupuestaria de la atención primaria –entre otros a los servicios de urgencias–, para evitar la sobrecarga asistencial y además de la mejora de la coordinación entre primaria y especializada», dijo.

Por su lado, Iñaki Lavandera, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, criticó la política de la Consejería de llevar los cupos «al límite lo que hace que la demora de la atención en cita llegue a la semana y que el usuario termine yendo a urgencias hospitalarias colapsándolas». En su opinión, esto se debe a una «falta de previsión a largo plazo, como denuncia el colegio de médicos, de profesionales». La atención primaria es la «piedra angular de sanidad y, sin embargo. es la hermana pobre», concretó.

La Consejería de Sanidad también respondio ayer a la denuncia de primaria argumentando que destinó en sus presupuestos de este año 934,5 millones, lo que supone un incremento del 8,35% respecto a 2017, y que trabajando en el marco del Compromiso por la Mejora de la Sanidad Pública de Canarias conjuntamente con los colegios profesionales y sindicatos para mejorar tanto las condiciones laborales como la prestación que se ofrece en atención primaria.