Asistencia sanitaria

La sanidad canaria se abona al vagón de cola

15/09/2017

La sanidad canaria no sólo es la peor del Estado sino que, además, es la peor financiada en comparación con el resto de comunidades autónomas. La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública Canaria echa mano de dos de sus últimos informes para evidenciar que ambas situaciones son el resultado de una histórica «pésima gestión».

La calidad asistencial de la sanidad canaria es la peor del Estado. Lo dice el Informe Los Servicios Sanitario de las Comunidades Autónomas 2017 que publicó la semana pasada la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. De este informe, llama la atención que el archipiélago está 41 puntos por debajo de la comunidad mejor valorada, Navarra, puntuada con un 90. Pero, además, Canarias es la región que menos financiación destina a su Sanidad en relación a su presupuesto total, sólo el 46,21% en 2014 (este año baja al 40,5%).

Este porcentaje, que a simple vista puede parecer alto, no lo es tanto si se compara con lo que destinan otras comunidades a su Sanidad. La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública hace esa comparación en otro informe, publicado en agosto pasado y titulado Unas malas propuestas para la financiación sanitaria de las comunidades autónomas.

En este análisis se observa que aunque el promedio de financiación autonómica per capita destinado a la Sanidad pública es del 56,66% este porcentaje oscila entre el 46,21% de Canarias y el 68,09% de Murcia, o por ejemplo que la comunidad autónoma con menor financiación general per capita, Valencia, destina un 59,68% a la Sanidad. En 2014, Canarias destinaba a cada paciente 2.666 euros (ese año fue la penúltima comunidad en el ránking de servicios sanitarios a nivel estatal). Todo ello evidencia, dice la federación, «que el gasto sanitario no tiene tanto que ver con la financiación autonómica como con la decisión política de cada una de las comunidades autónomas».

Esto parece claro en Canarias. El año pasado se destinaron 1.264,7 euros a cada paciente, una cantidad que sin ser la mejor, sí está en la media de la tabla, pero, sin embargo, esa buena financiación no se ha traducido en una buena asistencia.

Y eso se ve si se compara con otras comunidades en las que, con menos dinero per capita, la Sanidad es mucho mejor, como por ejemplo Castilla-La Mancha.