La consulta de Antonio Guerra García de Celis

«La poliomielitis es una enfermedad infecciosa y muy contagiosa»

01/11/2019

La poliomielitis se da por erradicada en un 99% en Europa, pero en África y Asia siguen produciéndose casos afectando a niños y adultos. Se trata de una patología grave que puede afectar a nuestro sistema respiratorio o al sistema nervioso ocasionando parálisis y puede llegar a provocar la muerte.

— ¿Qué es la poliomielitis?

— La poliomielitis es una enfermedad que afecta principalmente a niños menores de cinco años. Es infecciosa y muy contagiosa provocada por un poliovirus. Es una patología grave que puede afectar a nuestro sistema respiratorio creando problemas para respirar, a la deglución con dificultad para tragar o al sistema nervioso ocasionando parálisis, casi siempre en piernas. Otras veces puede provocar la muerte. Hoy en día, y sobre todo en países occidentales en general y europeos en particular, se da por erradicada en un 99% pero en África y Asia siguen produciéndose casos de poliomielitis afectando a niños y adultos.

— ¿Cuáles son sus síntomas?

— Los primeros síntomas son similares a un proceso gripal, con fiebre, dolor de cabeza, vómitos, cansancio, rigidez de cuello y espalda y dolor en piernas y brazos. Existen dos tipos de poliomielitis. La no paralítica, en la que el paciente presenta sólo malestar general y síntomas leves como una gripe. La otra forma es la paralítica, que afortunadamente es poco frecuente. Es igual que un cuadro viral pero a partir de la semana presenta fuertes dolores musculares, rigidez en cuello y espalda, pérdida de reflejos y dificultad para respirar y tragar.

— ¿Cómo se llega al diagnóstico?

— Además de por los síntomas ya descritos, con análisis de secreciones orales a través de análisis de heces o por una punción lumbar para valorar el líquido cefalorraquídeo.

— ¿Cómo se transmite?

— Lo más frecuente es que se transmita de persona a persona. Es menos habitual su contagio por vía oral-fecal y muy poco común que la transmisión se produzca por aguas o alimentos contaminados.

— ¿Cuáles son sus complicaciones?

— La más grave es la muerte, seguida de la parálisis muscular. Se afectan huesos y articulaciones produciendo deformidad. En otras ocasiones existe una afectación de la deglución con dificultad para tragar y otras veces de la musculatura respiratoria complicándose la respiración.

— ¿De qué forma se trata?

— No existe tratamiento. Lo más importante en este tipo de pacientes una vez afectados es la fisioterapia para prevenir la atrofia muscular y las deformidades, analgésicos para el dolor y sobre todo, ayuda respiratoria con respiradores, broncodilatadores y fisioterapia respiratoria.