Entrevista con Domingo Montes de Oca

«La formación es una de las palancas fundamentales para el desarrollo de ICOT»

02/12/2019

Desde hace 16 años, más de la mitad de la vida del Grupo ICOT, Domingo Montes de Oca está al frente de la compañía como director general. En este tiempo, ICOT ha experimentado un crecimiento notable, gracias al esfuerzo y buen hacer de su personal. En esta entrevista analiza estas tres décadas y los retos que vienen

ETIQUETAS:

— Treinta años del Grupo ICOT. En pocas palabras, ¿cómo definiría este camino recorrido?

— El camino ha sido apasionante, pero es fruto del esfuerzo de un conjunto de muchos profesionales que han dado lo mejor de sí para que una empresa canaria sea capaz de alcanzar en 30 años el desarrollo que el Grupo ICOT ha tenido. La base de cualquier proyecto son los equipos y, por suerte, hemos encontrado en el camino a las personas idóneas para hacer que este proyecto caminara.

— Desde su nacimiento, en el año 1989 en el Hospital Inglés de Las Palmas de Gran Canaria, hasta ahora, han crecido hasta convertirse en uno de los grupos sanitarios de referencia de las islas. ¿Cómo ha sido esa evolución a lo largo del tiempo?

— El desarrollo ha obedecido a que siempre fuimos conscientes de que existían espacios no cubiertos dentro de los servicios de salud en Canarias. Así que, identificándolos y haciendo una propuesta de servicios que estuviese basada en la profesionalidad, que fuese novedosa e interesante, nos ha dado la posibilidad de crecimiento. Es lo hicimos en nuestros inicios, con el campo de la rehabilitación, que durante los primeros años tuvo una importancia fundamental, y aún hoy sigue siendo la columna vertebral de nuestra organización. Pero no hemos dejado nunca de buscar otros espacios, tanto dentro del ámbito sociosanitario como en la ayuda a domicilio o, también, con el Hospital Ciudad de Telde donde nos hemos especializado en la rehabilitación del daño cerebral adquirido.

— ¿Qué importancia tiene la formación continua para los profesionales que componen hoy en día el personal médico del Grupo ICOT?

— Este trabajo obliga de manera permanente a la actualización y estar orientado a lo mejor. La formación es una de las palancas fundamentales para el desarrollo de cualquier equipo y en cualquier ámbito. Nosotros hemos apostado desde el comienzo por la actualización de todos nuestros profesionales con un programa de formación continua, procurando estar permanentemente actualizados, tanto en técnicas como en tratamientos, para poder incorporarlos en la cartera de servicios del Grupo ICOT.

— Principalmente, el Grupo ICOT es conocido por sus servicios de rehabilitación, fisioterapia y neurorrehabilitación en ictus, pero son algo más que eso, ¿no es cierto?

— El objetivo que hace años nos marcamos era transformarnos en un operador global dentro del ámbito de la salud para los ciudadanos. Hoy en día en buena parte hemos conseguido ese objetivo, ahora tenemos que afianzarlo y desarrollarlo, porque abarcamos todos los niveles asistenciales: hospitalario, ambulatorio y domiciliario y, tanto en el ámbito sociosanitario como en el sanitario. Nosotros colocamos a las personas en el centro, más allá de que realmente tengan la consideración en lo social o en lo sanitario. Vemos qué soluciones de apoyo y mejora podemos aportar a cada ciudadano.

— En la actualidad, ¿de cuántos centros dispone el Grupo ICOT y cuántas personas conforman el equipo de profesionales?

— Contamos con 34 centros y más de 1.300 profesionales en plantilla. Por islas, donde mayor implantación tenemos es en Gran Canaria porque es aquí donde nacimos, pero estamos en todas las islas. Nuestra vocación es global, para toda Canarias, aunque incluso en el pasado hemos tenido presencia en la Península, pero esa etapa se cerró en su momento y ahora nos hemos centrado en el archipiélago.

Los grandes retos que afronta el Grupo ICOT

Domingo Montes de Oca analiza de manera detallada los desafíos que tiene por delante la sanidad y en los que, por tanto, están trabajando desde el Grupo ICOT:

«Lo primero es poner en valor la labor que hace la sanidad privada, a través de la concertación de servicios con las administraciones públicas, para la prestación de los servicios a los que tienen derecho los ciudadanos. Todos los servicios sanitarios privados hacemos una gran contribución al sostenimiento del sistema. Para eso, el sector privado hace un esfuerzo enorme de actualización permanente y apostamos para la formación de nuestro personal. Bajo mi punto de vista, no siempre se entiende esta aportación que hace el sector privado a los servicios públicos. Defender ese papel es fundamental hoy en día.

Lo segundo es que nos encontramos con un factor crítico como es la falta de profesionales altamente cualificados en Canarias. Esta es otra situación que está limitando la capacidad de desarrollar nuevos proyectos en el ámbito de la salud. Este es un problema que ahora mismo existe en todo el territorio español, pero en las islas todavía es más acusado porque la lejanía juega en nuestra contra. Nuestra posición geográfica y nuestra composición territorial hace que la movilidad del trabajador esté mucho más limitada. Ahora mismo nos encontramos con un déficit de médicos, y especialmente de médicos especialistas, pero es que también faltan fisioterapeutas, logopedas, terapeutas ocupacionales, enfermeros... y esto es un factor que está limitando el adecuado desarrollo de los servicios sanitarios, tanto públicos como privados, y que finalmente puede poner en riesgo la calidad de los servicios. Esto es algo que se tienen que tomar muy en serio quienes se dedican a planificar la formación de los profesionales de la salud.

Otro reto importante que ahora mismo tenemos por delante es cómo incorporar las nuevas tecnologías a la prestación de servicios sanitarios. El mundo ha cambiado y tiene otras formas de relacionarse. Las empresas, incluso las que nos dedicamos al ámbito de la salud, tenemos que aprender a relacionarnos con nuestros pacientes a través de estos canales. Todas las organizaciones debemos responder a esa gran pregunta. En el Grupo ICOT nos encontramos ahora mismo inmersos en ver cómo podemos responder a este reto. En este sentido, una de las características que siempre ha definido a ICOT ha sido nuestra voluntad de innovar para poder aportarle lo mejor de cada momento a nuestros usuarios. Así, creemos que la digitalización es una oportunidad para seguir progresando.

Por último, también cabe mencionar la globalización y la apertura de los mercados, derribando fronteras demográficas, sociales, políticas y de todo tipo. Desde el Grupo ICOT entendemos la globalización también como una oportunidad, aunque también pueda verse como una amenaza, puesto que los grandes operadores pueden ir cada vez creciendo más y más y habrá que ver cómo encaja ICOT, que es una empresa local, en ese nuevo escenario. Nosotros tenemos dos caminos: el primero, intentar en nuestro territorio ser lo más fuertes posibles y yo creo que lo hemos ido consiguiendo a lo largo de estos 30 años y, por otro, no queremos tener una visión aislacionista, sino que también entendemos que hay que buscar alianzas para el desarrollo».