Sanidad

La falta de médicos de familia colapsará primaria en 2022

20/04/2017

La falta de previsión del Servicio Canario de Salud en reponer a los médicos jubilados colapsará la asistencia en los centros de salud y consultorios de la provincia de Las Palmas. En los próximos cinco años, el 25% de los especialistas hoy en activo, 1.050, dejarán el ejercicio profesional y no podrán ser reemplazados aunque la administración contrate a los 70 profesionales que cada año finaliza el MIR.

Desde hace más de una década el colectivo de especialistas de Atención Primaria viene denunciando el déficit de médicos de Familia en centros de salud y consultorios, la jubilación en cascada de los profesionales durante esos años y, por lo tanto la necesidad de una previsión para reponerlos y evitar un colapso en el primer nivel asistencial. Pues ese momento ha llegado. En los próximos cinco años se jubilará el 25% de los médicos especialistas de Familia de la provincia de Las Palmas o, lo que es lo mismo, 250 de los 1.050 profesionales que ejercen en la actualidad en centros de salud y consultorios, se retirarán del ejercicio profesional en 2022.

Aunque el Servicio Canario de Salud (SCS) contratara a los 74 médicos de familia que terminan cada año su formación MIR en Canarias, «no darían para cubrir la demanda asistencial de la población de la provincia de Las Palmas dentro de cinco años», advirtieron ayer tres sociedades científicas médicas de Atención Primaria, en una rueda de prensa que ofrecieron con motivo de la conmemoración del Día Nacional de Atención Primaria en el Colegio de Médicos de Las Palmas, en la que afirmaron que «es preciso tomar medidas para evitar el colapso y contratar más personal ya».

Los presidentes de las tres organizaciones, Antonia Rodríguez, presidenta de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) en Canarias y miembro de la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Las Palmas, José Miguel Iglesias, presidente de la Sociedad Canaria de Medicina Familiar y Comunitaria (SoCaMFyC) y Javier Luño, tesorero de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) en Canarias, apuntaron que el «40% de los facultativos de Canarias trabaja en Atención Primaria pero las plazas MIR que se ofertan como médicos de familia constituyen el 26%, un desequilibrio que hay que corregir».

Según los médicos, a esta situación déficit de profesionales en el primer nivel asistencial se suma la «precariedad de herramientas diagnósticas para abordar las necesidades de los pacientes a pesar de que Atención Primaria soluciona más del 90% de los problemas de salud de la población», indicó Rodríguez. «Debemos ser conscientes del importante papel que desempeñan los centros de Primaria, que deben ser el eje central del sistema de salud y no quedarse como la puerta de entrada», señaló Luño, mientras que Iglesias recordó «que solo el 11% del presupuesto sanitario de Canarias se destina a la atención primaria», muy por debajo de la media nacional, y cuando los países desarrollados, como Reino Unido que destina el 80% del presupuesto, consideran este nivel de atención como el «más potente». «Es curioso –dijo Iglesias– que el 80% de las plantillas de Urgencias hospitalarias canarios sean médicos de familia».