Expertos advierten de que comercializar tabaco viola los derechos humanos

14/06/2018

La comercialización del tabaco por parte de las empresas tabacaleras no solo es incompatible con el derecho a la salud, ya que mata 7 millones de personas cada año en el mundo (52.000 en España), sino que supone una violación de los derechos humanos reconocidos en numerosos tratados internacionales.

En esa idea coinciden los más de 400 ponentes de 44 países, entre ellos los principales expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la dirección de salud de la Comisión Europea, que participan en la 3ª Conferencia Internacional sobre el Control del Tabaco, considerado el mayor cónclave científico sobre tabaquismo.

Durante tres días, los expertos internacionales debatirán sobre las últimas estrategias e iniciativas de carácter científico para combatir el tabaco y confían en suscribir una declaración que establezca que la venta y comercialización de cigarrillos viola los derechos humanos debido al daño que causa.

Una vulneración que es "completamente prevenible", señaló este jueves en rueda de prensa Laurent Hubert, director ejecutivo de Action on Smoking and Health, que agrupa a 350 organizaciones no gubernamentales de 100 países.

Este experto ha recordado que la hoja de ruta para combatir eficazmente el tabaquismo y proteger así la salud de los ciudadanos está contenida en el Convenio Marco de la OMS sobre control del tabaco, que España ratificó en 2005, pero hace falta aplicar "con decisión" las medidas que contiene.

Obligaciones de España

"Si España no toma medidas, se quedará atrás" en las obligaciones que tiene contraídas en los tratados internacionales que derechos humanos que ha firmado.

La doctora Regina Dalmau, presidenta del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), ha puesto de relieve que España es el noveno país con mayor prevalencia de tabaquismo de la Unión Europea y tiene una de las tasas más altas en mujeres. También la edad de inicio es la más temprana (13,5 años).

Dalmau ha lamentado que el Gobierno español no aprovechase la trasposición de la Directiva Europea de Productos del Tabaco, que "se hizo tarde y literal", para haber avanzado en la lucha contra el tabaquismo, lo que sí hicieron otros países, que introdujeron medidas como el "empaquetado genérico", el incremento del precio o la prohibición de fumar en coches con menores y embarazadas.

El control del tabaquismo "requiere una actitud activa que hemos echado en falta en los últimos años", ha señalado la doctora Dalmau, aunque ha considerado que esa lucha "no tiene color político".

En este sentido, el doctor Hubert ha opinado que al nuevo gobierno "debería importarle" el tema y debería promover acciones que protejan la salud de sus ciudadanos y no los intereses de la industria tabaquera.

Presiones de la industria

Por su parte, el doctor Francisco Rodríguez Delgado, presidente de la Red Europea para la Prevención del Tabaquismo, ha señalado que "hacerlo peor" que el anterior ejecutivo "es muy difícil" y ha incidido en las "terribles presiones" de la industria, tanto a nivel nacional como de la Unión Europea.

En este sentido, ha reconocido que en España hay una comunidad autónoma (Extremadura) que vive del tabaco, pero, a su juicio, los políticos deberían empezar ya a buscar cultivos alternativos, ya que las subvenciones europeas "están trasnochadas" y "se van a acabar".

Los expertos han puesto de relieve que implementar el Convenio Marco requiere medidas como aumentar los impuestos al tabaco, prohibir cualquier tipo de publicidad, incluida la encubierta y los patrocinios, y el acceso a los tratamientos de deshabituación.

En España, solo Canarias, País Vasco, Ceuta y Navarra financian los programas para dejar el tabaco a todos los fumadores, en tanto que la Comunidad Valenciana lo está poniendo en marcha.