Sanidad

El modelo de farmacias es «un monopolio dañino»

26/03/2019

El economista Mateo Silos defiende la liberalización del sector en España tanto en la venta física de medicamentos como en internet

El modelo de distribución de medicamentos en las oficinas de farmacia de España se caracteriza por la existencia de muchas restricciones normativas a la competencia que están injustificadas», dijo ayer el economista Mateo Silos en una charla organizada en la Facultad de Economía de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

A su juicio, la venta de medicamentos en España es «un monopolio dañino, injusto y contrario al interés general». Así, dijo momentos antes de iniciar su charla en la sala de Grados, «existen restricciones de entrada que impiden que haya más farmacias de las que hay actualmente y también restricciones en la distribución con receta de medicamentos tanto por internet como a la distribución de medicamentos en establecimientos que no sean farmacias. Esto lo que hace es reducir la accesibilidad de los pacientes a los medicamentos y encarece el coste para el presupuesto público, por eso es dañino, porque nos quita bienestar».

Que un supermercado no pueda vender ibuprofeno «es una restricción»

Es más, señaló el economista que trabaja en la agencia gubernamental responsable de la regulación económica de la industria en Inglaterra y Gales, el sistema español es «contrario al interés general porque estas restricciones no están justificadas en un interés público. Podríamos eliminarlas y no solo no pasaría nada sino que, de hecho, estaríamos defendiendo mejor, el interés público y es particularmente injusto porque afecta especialmente a las personas que han tenido mala suerte en la lotería social y natural. Personas que dependen de los medicamentos y se les limita el acceso a ellos. Un modelo de libre competencia sería mejor».

Silos defiende un modelo en el que no se limite el número de farmacias y considera injustificado que tenga que estar al frente una persona licenciada en farmacia. «Que yo solo pueda comprar ibuprofeno en una farmacia y no en un supermercado supone una restricción y no se justifican en un interés publico, se explica porque los farmacéuticos quieren seguir lucrándose a través de este monopolio».

En su visión neoliberal, Silos considera que se crea una «escasez artificial» de farmacias que se lucran «porque no tienen que competir», obviando que el precio de los medicamentos también está regulado.

El colegio profesional, en contra del modelo anglosajón

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos (COF) de Las Palmas, Juan Ramón Santana Ayala, explicó ayer que hay «dos modelos» de distribución de medicamentos, «el neoliberal puro y duro, implantado en los países anglosajones, que se rige por las leyes de la oferta y la demanda; y el modelo europeo sanitario, que no defiende el medicamento sea un producto de consumo sino de primera necesidad que necesita regulación y precio». En su opinión, además, «la liberación del mercado no abarata los precios o mejora la accesibilidad, todo lo contrario. Tenemos experiencias en los que en ningún caso los precios bajan, al revés, y disminuye el numero de farmacias o establecimientos». Santana recordó que en España «tenemos los precios de los medicamentos de los más bajos del mundo. Y tenemos el mayor número farmacias por habitantes de toda Europa. En un modelo puro de mercado esto no es posible, todos sabemos cómo funciona la sanidad en esos modelos, hay que tener dinero. No como en Europa». Sobre la posibilidad de liberalizar la venta en internet, Santana insiste en que «los medicamentos no son un producto de consumo del que se pueda ofrecer un dos por uno».