El confinamiento está rebajando la temida presión sobre las UCI

01/04/2020

El aumento de enfermos en estas unidades cae a cifras de hace dos semanas mientras Madrid no registra ningún nuevo paciente.

En el Ministerio de Sanidad todavía no respiran aliviados pero sí que creen que las cosas van por buen camino y, sobre todo, que el confinamiento social está funcionando. Los 17 días de confinamiento del estado de alarma están empezando a tener el efecto deseado sobre la parte más vulnerable del sistema sanitario, las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). La temida presión sobre estas unidades, el mayor miedo de los responsables sanitarios del país, está comenzando a rebajarse de forma considerable en los últimos días, alejando así el fantasma de un colapso del sistema asistencial por un aluvión de enfermos graves o el traslado de pacientes entre unas comunidades y otras.

El ministro Salvador Illa, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, y su mano derecha, María José Sierra, evitaron hoy echar las campanas al vuelo, pero no pudieron ocultar su optimismo por unas cifras mejores, incluso, de lo que esperaban. En estas unidades había este miércoles 265 pacientes más que el martes. Se trata de una cifra de aumento que no se vía desde hace catorce días. Y lo que es todavía más positivo, este número supone un aumento diario del 4%, el menor de la serie histórica y que eleva a 5.872 el número de personas que han pasado ya por estas unidades intensivistas a cuenta por el Covid-19.

La ralentización de entradas en UCI es evidente, sobre todo en lugares que hasta ahora amenazaban con el colapso, particularmente Madrid. La región contabiliza este miércoles la misma ocupación de ayer, ya que los ingresos han sido compensados con altas y los fallecidos. Cataluña, con un aumento diario de 117 enfermos en UCI, se sitúa ya a la cabeza de España en la ocupación de estas unidades con 1.652 enfermos, aunque la Generalitat afirma poder contar sin problemas con 3.000 camas intensivistas. Ninguna de las otras comunidades autónomas ha superado los 400 pacientes en UCI, el objetivo que se marcaba Sanidad para estas alturas.

«Caballo de batalla»

«La evolución de los casos hospitalizados e ingresos en UCI va disminuyendo», constató hoy simón, al tiempo que alertó de que, ahora, pasado el pico infectivo de la pandemia, «el caballo de batalla es que nuestro sistema de salud sea capaz de dar cobertura a todos los pacientes». «Hay que bajar de forma drástica el número de hospitalizados y de UCI para aumentar las posibilidades de que nuestros sistema sanitario sea capaz de atender a todos», insistió el responsable de Emergencias, quien aseguró que a finales de esta semana o a principios de la próxima se podrá conocer ya con certeza si España ha superado el momento crítico del posible colapso de las unidades de cuidados intensivos que tanto preocupa al Gobierno. A pesar de todas las cautelas, Simón se mostró optimista: «Yo creo que lo vamos consiguiendo».

Sierra, tras la lectura de los datos que reflejan que la ocupación de UCI no se está disparando a pesar de que las estancias de los enfermos en estas unidades en muchos casos superan el mes, calificó de «muy buena noticia» el hecho de que las estadísticas subrayen esa bajada de la «presión hospitalaria», aunque recordó que nos todas las comunidades autónomas «están en el mismo punto de la pandemia».

Según la jefa del Área del Centro de Coordinación, las UCI en España siguen en un «punto crítico» y es por ello que Sanidad sigue vigilando las cifras de estas instalaciones de una «forma estrecha». Aun así, Sierra tuvo que admitir hoy que ese control no puede ser muy exhaustivo por que el Ejecutivo central desconoce exactamente de cuántas UCI operativas disponen las autonomías. «Al inicio estimábamos que eran 6.000 camas, pero se ha aumentado muchísimo la capacidad», se limitó a responder la responsable de Sanidad cuando le preguntaron sobre cuántos puestos de UCI tiene España para afrontar esta parte tan delicada de la evolución de la epidemia.

Según los datos recopilados por este periódico con consultas a todas las comunidades y ciudades autónomas, España antes de las crisis contaba con 4.404 camas, contando con las instalaciones públicas y privadas. En el momento actual, las diferentes consejerías afirman tener 8.422 camas y aseguran poder ampliar su capacidad hasta las 10.161 si llegara a ser necesario.