El 23% de los médicos del SCS se jubilará en cinco años

27/09/2017

La Consejería de Sanidad se prepara para afrontar el déficit de médicos que prevé para los próximos años. El 23% de sus profesionales se jubilará entre 2019 y 2022. Esta semana ha solicitado la reunión urgente del Consejo Interterritorial, en el que exigirá la convocatoria de 338 plazas MIR para 2018 en Canarias, sobre todo de medicos de familia y pediatras.

Canarias tendrá un déficit importante de médicos entre 2019 y 2022, principalmente, como consecuencia de la jubilación de los profesionales. La previsión de la Consejería de Sanidad es que se jubilen 976 médicos de atención primaria y especializada en estos cinco años. Es decir, del total de efectivos que contempla a día de hoy la administración canaria, 4.223 profesionales, el 23,11% de ellos se retirará al cumplir los 65 años.

Para afrontar este futuro próximo es «imprescindible» concretar con el Gobierno central y el resto de las comunidades autónomas las medidas urgentes para paliar esta situación, que deben se tratadas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, «al ser el órgano competente para ello», recordó Antonia Pérez, directora general de Recursos Humanos del Servicio Canario de Salud (SCS). De hecho, el consejero de Sanidad hacía público esta semana su solicitud por escrito al Ministerio de Sanidad instandole a este encuentro con «carácter de urgente», con el objetivo de abordar «temas pendientes» de resolución como el déficit de especialistas, entre otros.

Pérez hizo hincapié en que «no es un panorama exclusivo en Canarias. Hay falta de especialistas en todo el territorio nacional pero, indudablemente, tiene más relevancia en los territorios insulares y, sobre todo, en las áreas de salud de las islas no capitalinas». En concreto, la directora señaló que la administración canaria exigirá a Madrid la convocatoria de 338 plazas de médicos interinos residentes (MIR) para 2018, sobre todo, para médicos de familia y pediatras, para poder renovarse las plantillas por jubilación. No obstante, por otro lado, esta medida requiere que a la vez Madrid «acredite a un mayor número de médicos y servicios para desarrollar su actividad docente en los centros de salud y los hospitales».