Cinco de cada diez españoles llevan o han llevado ortodoncia

11/12/2017

Más del 50% de los adultos españoles encuestados en el estudio ‘Sanitas Bucodental 2017’, ha manifestado llevar o haber llevado ortodoncia, y de los mismos más de un 30 por estética frente a casi la misma cifra por razones de salud.

"Se suele pensar que un tratamiento de ortodoncia se debe a causas estéticas como arreglar piezas montadas o torcidas así como corregir la falta de simetría. Pero no es lo fundamental. Solucionar aspectos funcionales como la mordida o la masticación está en el origen de muchos tratamientos", ha señalado Patricia Zubeldia, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental.

Respecto a los datos del año pasado se sitúan números similares, pues casi un 30 por ciento accedió a llevar ortodoncia por estética, frente a un 25 por cuestiones de salud. Asimismo, sigue la tendencia de la ortodoncia en adultos pero con una mayor concienciación sobre la importancia para la salud.

En este sentido, "es difícil separar salud de estética", añade la odontóloga, pues la ortodoncia "mejora la sonrisa y la salud bucal". Además de aportar estética, ayuda a prevenir patologías en la articulación temporo-mandibular, mejora la durabilidad de cualquier tratamiento que se realice en la cavidad oral, como empastes o implantes, y evita desgastes prematuros y anómalos de las piezas dentales.

Ortodoncia invisible y removible, la preferida

Según el estudio en el caso de llevar ortodoncia, más de un 60 por ciento de los encuestados se dejaría asesorar por el dentista, más de un 10 optaría por la ortodoncia invisible y casi un 8 por los brackets estéticos.

En la adolescencia, la preocupación por la imagen se acentúa. Así,casi el 50 por ciento se dejaría asesorar por el dentista mientras que más de un 20 optaría por la ortodoncia invisible.

En cuanto al tipo de aparatos que se utilizan para la ortodoncia en los adultos, no hay diferencias con los usados en los niños o adolescentes.

Peor en la mayoría de los casos se opta por la ortodoncia invisible, puede ser ortodoncia lingual o removible; o por la estética, en la que los brackets son de porcelana, circonio o zafiro y que resultan menos perceptibles desde el exterior que los aparatos de metal.

Ambas opciones "satisfacen" la preocupación por la imagen que tienen los adultos, especialmente si se tiene en cuenta que los tratamientos pueden durar más de dos años, según apuntan desde la entidad.