Baltar, en desacuerdo con la lista de espera del Ministerio

06/12/2017

Sanidad asegura, en contra de las conclusiones del informe de listas de espera del Ministerio, que a 30 de junio «había 1.908 personas menos pendiente de quirófano», y 5,56% menos en seis meses y que la demora media bajó a 174,02, una semana menos que en diciembre de 2016.

Las Palmas de Gran Canaria

A falta de conocer los datos de las listas de espera del corte de 30 diciembre, José Manuel Baltar, consejero de Sanidad del Gobierno canario, aseguró que cuando su equipo directivo llegó a la Consejería, en enero de este año, se encontró que con fecha del 30 de diciembre de 2016, la lista de espera quirúrgica era de 34.327 pacientes y la demora media era de 181,58 días. «Esta situación ha ido mejorando durante el año, de modo que a 30 de junio ya había 1.908 personas menos en la lista de espera, lo que supone un disminución de la lista de espera del 5,56% en solo seis meses», apuntó. Y, en cuanto a la demora media, se pasó de 181,58 días en diciembre a 174,02 a final de junio, lo que se traduce en 7,56 días menos, es decir, una semana menos de espera.

Las esperas han mejorando durante este año.

Baltar contrarrestó con estos datos las cifras de listas de espera que el Ministerio de Sanidad hizo público el lunes y que venían a confirmar que Canarias es la comunidad autónoma donde más tiempo se pasa en una lista de espera para una operación, con una media de 179 días, mientras que para la primera consulta con un especialista, se sitúa en 107 días. Además, recoge que en el archipiélago hay 16,67% pacientes por cada 1.000 habitantes a la espera de una intervención quirúrgica. Los canarios soportan seis meses de media de espera, casi el doble de la demora que presentan el resto de comunidades autónomas, que es de tres meses y medio, 104 días.

Según el consejero, el reto es reducir las listas y para ello se realiza periódicamente un análisis de los datos de cada hospital y se dispone de unas líneas estratégicas de actuación, que han permitido que durante el año «se vaya corrigiendo la tendencia de modo que ha tanto la lista de espera como los tiempos de demora han ido descendiendo paulatinamente». El objetivo es «optimizar los recursos y el rendimiento de la atención quirúrgica, así como del diagnóstico, «para lo que se ha ampliado la utilización de los quirófanos; por ejemplo, en el mes de julio, en pleno mes de verano», apuntó.