Sanidad

7.200 cirugías en verano en el Negrin e Insular

12/06/2017

El SCS revertirá la baja actividad asistencial de los meses de julio, agosto y septiembre con un programa de eficiencia para quirófanos, pruebas diagnósticas y consultas para el que se está contratando personal.

Los hospitales canarios afrontan los meses de verano con un programa de eficiencia para evitar que la actividad de julio, agosto y septiembre se resienta. Sus gerentes procederán a contratar más personal y al deslizamiento de las vacaciones de los profesionales, principalmente, los relacionados con el servicio quirúrgico, pruebas diagnósticas y consultas, «para dar un empujón a la listas de espera, rentabilizar al máximo las infraestructuras y mantener un nivel asistencial lo más homogéneo al resto del año», informa Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud (SCS). «Hemos intentado conciliar que hay que revisar y modificar quirófanos y zonas de hospitalización e intentar mantener el nivel asistencial», concretó.

Se trata de un trabajo conjunto en el que la administración cuenta con la «colaboración» de los profesionales y gerentes de los hospitales para gestionar «quirófanos y camas», y a los que Domínguez agradece su esfuerzo. En este sentido, el director del SCS señala, en contra de lo que se denuncia todos los veranos, «que los cierres de camas se deben a que es el único momento del año en el que se puede realizar obras de rehabilitación o de mantenimiento. Es muy complicado, por ejemplo, hacer obras en los quirófanos mientras se está operando».

«Se rentabilizarán a máximo las infraestructuras»

Domínguez explicó que el desarrollo de este programa de eficiencia tiene «el fin de elevar la actividad asistencial del pasado año». En el caso del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín estarán operativos 15 de sus 22 quirófanos frente a los 11 del pasado año. Una de las novedades de este año es que, por primera vez, los quirófanos estará operativos por la tarde, resaltó. Los 8 restantes cerrarán por obras de mantenimiento, e incluso algunos, para proceder a instalaciones nuevas, dijo.

Con estas medidas se incrementará la actividad quirúrgica en más de un 50% este año en relación con 2016, pasando de 1.700 a 2.700 cirugías de todas las especialidades desde raquis, cardiología, traumatología a urología, muchas de ellas con ingreso, y otras del programa de cirugía mayor ambulatoria, sobre todo los que tienen mayor tiempo de espera, indicó. Además, realizará 6.000 pruebas diagnósticas, un 90% más que el pasado año.

En cuanto a las camas, se pasa de cerrar 87 camas en 2016 a 55 este año porque «hay necesidad de obra» en las plantas de traumatología, de cirugía torácica, cardiovascular y vascular para acondicionar, principalmente, «los baños al existir un enorme problemas con los pacientes amputados por lo que hay que readaptarlos». Se contratará «cuatro facultativos, dos anestesistas, un radiólogo, un cirujano, siete enfermeros, siete auxiliares, y un celador, «de más de lo que tienen de por sí en verano», afirmó.

Por su parte, el Complejo Materno- Insular cerrará un 25% de camas menos que en 2016, es decir, 90 , de las que 60 pertenecen al primer hospital. En relación a la cirugía, el Insular incrementará en un 11%, de 4.000 a 4.500 las operaciones, en los 16 quirófanos operativos, cuatro de ellos por la tarde, y realizará 4.500 pruebas diagnósticas, un 1% más que el pasado año. Contratará 4 facultativos, dos anestesistas, un cirujano y un oftalmólogo, 14 enfermeros, 11 auxiliares de enfermería y tres celadores.