Todavía habrá que esperar para hacer deporte al aire libre

El Gobierno de Sánchez no contempla todavía implementar esta medida pese a los avances conseguidos en la lucha contra el Covid-19.

JULIA FERNÁNDEZ / MADRID

Jarro de agua fría para los aficionados al deporte. Todavía no se puede practicar al aire libre El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha arrojado esta noche algo de luz sobre cómo serán nuestros próximos días en estado de alerta, que se prolongará hasta el 9 de mayo (incluido) en la que es la tercera prórroga de una medida excepcional para frenar la curva de contagio del coronavirus.

Aunque los datos muestran que poco a poco vamos doblegando a la pandemia, aún es pronto para recuperar libertades en suspenso. Y la de coger el chándal y las deportivas para darse un paseo, echarse unos esprines o practicar fuerza con el sol en la cara no está, de momento, en la lista prioritaria para el Ejecutivo de PSOE y Podemos. Lo primero son los niños.

En la última semana muchas voces habían pedido al Gobierno que abriese la mano. Cuatro semanas sin salir de casa nada más que para lo básico han dejado tocada a la ciudadanía, acostumbrada a disponer de su tiempo de ocio como quisiera y, sobre todo, en las calles, más cuando el tiempo acompaña. Muchos son los que echan de menos poder salir a dar un paseo, algo muy saludable para cuerpo y mente sin importar la edad.

Los más deportistas, además, desean poder entrenar, sudar a gusto y combatir la otra curva, la de nuestro abdomen tras tantos días de poco ejercicio y buen alimento (no hay más que ver las baldas del supermercado a última hora). Caso aparte son, claro, los profesionales, también confinados y amarrados a cintas de correr, rodillos y demás aparatos de fitness para mantener la forma.

Cuando el gobierno de Pedro Sánchez decretó el estado de alarma, el 14 de marzo, impuso unas medidas muy severas de confinamiento. De las más duras de toda Europa. En muchos países se ha permitido desde el inicio esos 60 minutos de ejercicio en exterior. En Francia, por ejemplo, se puede salir a correr en solitario a no más de un kilómetro de donde se vive. En Italia, también se permite el deporte al aire libre sin compañía desde el primer momento. En Alemania se deja también con la familia, lo mismo que en Bélgica, Holanda, los países nórdicos...

A finales de marzo, se apretaron aún más las tuercas en esta lucha contra el Covid-19 con el parón total de la industria. Tras Semana Santa, este sector ha ido recuperando poco a poco la actividad y con ello se han incrementado las voces que pedían un poquito más de libertad en los hogares.

Logros «frágiles»

Sin embargo, con los datos en la mano, el Ejecutivo PSOE-Podemos todavía no lo ve claro. Y eso que los contagios se han contenido y los ingresos hospitalarios empiezan a reducirse. Pero no, no hay desescalada todavía. El estado de alarma se mantiene quince días más y lo de correr, pasear o andar en bici no son actividades esenciales para nadie en estos momentos donde todavía en los hospitales se trabaja a destajo para atender a los enfermos de coronavirus.