Imagen de archivo de una manifestación de la plataforma de atención temprana. / C7

La plataforma de atención temprana: «Anuncian derivaciones en unidades que aún no funcionan»

Critica que en los centros ya abiertos no se aplica la medida de ahorrar el paso por salud mental y se crea un «cuello de botella» con una lista de espera «interminable»

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

La Plataforma de Atención Temprana y Derechos de la Infancia (Patdi) criticó ayer la medida estrella que acaba de anunciar Sanidad tras la reunión de la 6ª Comisión Técnica de Atención Temprana: que «durante este mes de diciembre entrará en funcionamiento, en las Zonas Básicas de Salud de Vecindario, en Gran Canaria, y de Granadilla, en Tenerife, el circuito de derivación desde Pediatría de Atención Primaria a la UAT correspondiente, sin necesidad de valoración previa por los profesionales de Salud Mental de referencia». La idea es «agilizar la asistencia a los pacientes y tras la evaluación posterior, ir planificando las derivaciones progresivamente desde otros centros de salud». Pero Patdi recuerda que este nuevo protocolo se pondrá en marcha en unidades que aún no están funcionando. «El protocolo de derivación que plantea la ley es el quieren iniciar de forma experimental en las terceras unidades de Gran Canaria y Tenerife que todavía no están en funcionamiento y que la Consejería dice abrirán en el primer cuatrimestre. ¿Qué pasa con las dos que vienen funcionando en las islas capitalinas, que no cumplen con el protocolo de derivación y tienen una impresionante lista de espera?», se pregunta la plataforma. Precisamente por no aplicar estas derivaciones de forma directa se crea «un cuello de botella» que se traduce en «unas listas de espera interminables», lamenta la plataforma.

En estos momentos Canarias cuenta con ocho Unidades de Atención Temprana en funcionamiento, aunque lo previsto es que en 2023 se cuente con once «como se recoge en la Ley de Atención Temprana y en cumplimiento del compromiso adquirido por el Gobierno de Canarias al comienzo de la presente legislatura». Pero el que estén funcionando ocho no significa que cuenten con todos los profesionales necesarios. De hecho Patdi recordó ayer que «en cuatro de las ocho falta el o la trabajadora social y en las ocho falta el psicomotricista», critican.

En la Comisión Técnica, anunció Sanidad en una nota de prensa, también se acordó «dado el volumen de solicitudes remitidas a las unidades de atención temprana» el preparar «un refuerzo del número de profesionales más demandados en estos dispositivos, tales como logopedas y terapeutas ocupacionales». En concreto, según fuentes de Sanidad, «las dos unidades con mayor demanda, las de las islas capitalinas, necesitan refuerzo de terapeuta ocupacional y se va a valorar el apoyo de logopeda». Un refuerzo a todas luces, según lo que denuncia Patdi, insuficiente para cubrir las demandas de las familias con niños y niñas que requieren atención temprana.

Según los datos de Patdi, existen «cuatro vacantes de trabajador o trabajadora social en cuatro de las ocho unidades que están funcionando, además, del psicomotriosta, que pese a estar contemplado en la ley no está presente en ninguna de las unidades» que están en funcionamiento.

Según la plataforma de Atención Temprana, en las islas hay miles de niños y niñas en lista de espera -más de 10.000- para recibir esta prestación. Además, señalan que en muchas ocasiones la falta de personal los coloca en nuevas listas de espera hasta que se reorganiza el servicio y se sustituye al personal. Y señalan que los niños y niñas de 3 a 6 años se están quedando atrás, mientras que Sanidad dice que continúan el tratamiento en los centros educativos.