Borrar
La presidenta del Parlamento, Astrid Pérez, durante la sesión plenaria de este miércoles. Efe
El Parlamento pide el cribado de cáncer de pulmón en todas las islas

El Parlamento pide el cribado de cáncer de pulmón en todas las islas

La detección precoz es clave en uno de los tipos de cáncer más frecuentes en Canarias

Efe

Santa Cruz de Tenerife

Miércoles, 7 de febrero 2024, 16:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El pleno del Parlamento de Canarias ha aprobado este miércoles una proposición no de ley del grupo Socialista, en la que se insta al gobierno canario para que el Servicio Canaria de la Salud implante el cribado de cáncer de pulmón en todas las islas, especialmente en las no capitalinas.

En la proposición no de ley, defendida por el diputado Miguel Ángel Pérez, se señala que en Canarias este tipo de cáncer es el cuarto más frecuente, superando las 1.400 personas diagnosticadas al año, con principal foco el rango de edad entre los 40 y los 75 años.

También se señala que se trata de una enfermedad con una elevada morbimortalidad, con una esperanza de vida inferior a 5 años, y se habla de que la explicación de estas cifras tiene como claro motivo que más del 80% de los pacientes en Canarias está en fase avanzada de la enfermedad en el momento del diagnóstico.

Un 25% de esos pacientes no pueden ser tratados debido al amplio avance de la enfermedad y pasan a ser tratados directamente por las unidades de cuidados paliativos ante la imposibilidad de tratamiento, se agrega en la propuesta.

En la iniciativa se explica que el uso de fármacos oncológicos, tanto quimioterápicos como los denominados «fármacos dirigidos», presentan costes extremadamente altos con el único camino potencial de prolongar lo máximo posible la vida de quienes sufren esta enfermedad, pero con la carencia de poder curarla.

Con todo ello, la supervivencia a día de hoy se sitúa en torno al 15% gracias a la aplicación de técnicas de inmunoterapia, respecto al 5% que existía sin ello.

Estrategias

Por ello se indica que es fundamental adoptar medidas para disminuir la incidencia y la mortalidad del cáncer de pulmón, y se plantean dos estrategias que, funcionando en paralelo, se demuestra, aumentan las posibilidades de curar personas en cuanto al cáncer de pulmón se refiere.

Así, se dice que la primera pretende insistir en la deshabituación tabáquica, impulsando el acceso a la información personalizada y al asesoramiento médico y terapéutico de aquellas y aquellos fumadores habituales para que abandonen el hábito de fumar.

Y la segunda es implantar los procedimientos de cribado en pro de la detección precoz del cáncer de pulmón.

La primera estrategia requiere redoblar esfuerzos, con colaboración entre entidades públicas, privadas y del tercer sector vinculadas al ámbito de la salud, para que el conocimiento y acceso a terapias se ponga al servicio de la población fumadora habitual con la mayor facilidad y agilidad posible, se comenta en la iniciativa.

La segunda estrategia, los cribados, impulsa estudios utilizando la Tomografía Axial por Computador (TAC) con bajas tasas de radiación sobre una población susceptible de padecer la enfermedad, pero que, a momento del cribado, no ha manifestado síntoma alguno.

Estos programas de cribado se dirigen a fumadores y también exfumadores en rangos de edad comprendidos entre los 55 y los 75 años.

En la propuesta se señala que, desgraciadamente, las últimas estadísticas de diagnósticos revelan un incremento de casos de cáncer de pulmón cada vez en edades más tempranas (35-40 años de edad).

Realizar programas de cribado para la detección temprana de este tipo de cáncer, tal y como se realiza con otros tipos como el de mama o el colorrectal, supondría un avance en la anticipación al tratamiento, y por tanto, en un incremento de la esperanza de vida de los afectados, permitiendo garantizar la calidad asistencial y llevar a cabo un análisis de resultados esencial para el correcto enfoque de programas, terapias y tratamientos.

Analizando la referencia del plano diagnóstico internacional, los programas de cribado para este tipo de tumores han permitido reducir la mortalidad en un 20% de los casos.

El Parlamento indica que, en términos económicos, el uso de fármacos oncológicos, tanto quimioterápicos como dirigidos, supone un gasto farmacéutico muy elevado, con resultados que siguen sin ser aún prometedores: se prolonga la vida de los pacientes brevemente, pero no se produce curación del cáncer.

En cambio, invertir en la realización de cribados de cáncer de pulmón es mucho menos costoso económicamente hablando, sólo requiere de una organización más precisa de los recursos clínico-asistenciales y redunda de manera inmediata en una disminución de la mortalidad, gracias a la detección precoz.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios