Foto de archivo de enfermeras tratando a un paciente de covid en una unidad de críticos. / EFE

Medidas más restrictivas si el alza de los contagios impacta en las UCI y la mortalidad

Los nuevos sublinajes de ómicron ya causan el 40% de los casos en Canarias, el doble en una semana. Gran Canaria tiene la incidencia en riesgo alto y Sanidad prevé que le sigan Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote

Teresa Artiles
TERESA ARTILES Las Palmas de Gran Canaria

La séptima ola de la pandemia de covid se recrudece en Canarias y en todo el país y si el aumento de contagios impacta con fuerza en la ocupación de las UCI y la tasa de mortalidad no se descarta un escenario futuro con medidas más restrictivas.

«Esto será determinante, trabajamos con reuniones constantes en la Comisión de Salud Pública donde analizamos los datos para tomar medidas unificadas, y en función del comportamiento de estos indicadores, si hay mayor riesgo por las actividades propias del verano se valorarán qué medidas restrictivas si fuera el caso se tendrían que ir tomando para seguir protegiendo a la población más vulnerable, que es el objetivo para poder combinar y mantener la actividad económica y social», señala el director general de Salud Pública de Canarias, José Juan Alemán.

Gran Canaria acaba entrar en riesgo altopor la incidencia de contagios en mayores de 60 años y Sanidad prevé que en esta situación estén en breve Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote.

«Estamos en una situación ascendente de la incidencia, con una alta transmisión del virus, y es previsible que siga aumentando por la normalización de toda la actividad económica y social y la penetración de los nuevos sublinajes de la ómicron, BA.4 y la BA.5», explica el responsable sanitario canario.

LAS FRASES

«Estamos en una situación ascendente de la incidencia, con una alta transmisión del virus, y es previsible que siga aumentando»

De hecho, en Canarias estas subvariantes causan ya el 40% de los contagios de coronavirus, según los datos preliminares de la secuenciación de muestras de la semana pasada que se reflejarán en el próximo informe del Ministerio de Sanidad.

« Prácticamente la cifra se está duplicando semanalmente y el Ministerio califica como riesgo alto el que estas subvariantes sean las dominantes, porque conlleva una mayor tasa de transmisión y un aumento de los casos», añade Alemán.

Los sublinajes BA.4 y BA.5 tienen una mayor capacidad de burlar la inmunidad que proporcionan tanto las vacunas como la infección natural, aunque su expansión no se ha traducido, de momento, en un incremento de hospitalizaciones en las unidades de críticos y de muertes, aunque sí de ingresos en camas convencionales. De hecho, Gran Canaria ya tiene este indicador en riesgo medio.

Según Alemán, el sensible aumento de contagios en mayores de 60 años, la única población que se monitoriza en esta fase de gripalización de la pandemia, no está impactando en la presión hiospitalaria y en las muertes «por el efecto de las vacunas y de que estas variantes no son tan lesivas y agresivas».

Vigilancia de nuevas variantes

Sin embargo, la pandemia sigue con nosotros y no hay certezas sobre su comportamiento y escenarios futuros. Además del control de los contagios en la población más vulnerable y su impacto en el sistema sanitario, el director general de Salud Pública explica que se ha reforzado la vigilancia de la penetración de nuevas variantes, con más secuenciaciones de muestras del virus.

«Es una amenaza que tenemos, que haya variantes, porque seguimos en un escenario de incertidumbre; no quiero reiterarme pero en función del comportamiento de la pandemia y su impacto en ingresos en UCI y muertes podemos empezar a hablar de medidas más restrictivas, que esperemos que no lleguen, pero las medidas tienen que ser siempre proporcionales al riesgo», resume el responsable de Salud Pública del archipielago.

Alemán añade que, de momento, el riesgo que han traído los sublinajes de ómicron BA.4 y BA.5, que terminarán siendo dominantes, no ha obligado a introducir restricciones y la presión asistencial sigue en una situación de cierta «estabilidad inestable». «Todo hay que decirlo con cautela, porque con esta pandemia nos seguimos moviendo en un campo de incertidumbre», concluye.

«La pandemia no está controlada y la vacuna es la herramienta más eficaz»

La pandemia de la covid ha dejado atrás las restricciones y actualmente solo siguen vigentes algunas como la obligación de llevar mascarilla en los centros sanitarios y sociosanitarios. La mayoría de las medidas han pasado a ser solo recomendaciones. «Tenemos que ser conscientes de que estamos en una situación de la pandemia que no está controlada, aunque ahora es una situación menos grave que en otras olas, pero hay medidas para protegernos a nosotros y a las personas más vulnerables que debemos seguir cumpliendo», afirma el director de Salud Pública de la Consejería de Sanidad del Gobierno canario, José Juan Alemán.

El dirigente sanitario destaca la vacunación como la «herramienta más importante» entre todas las medidas para combatir la pandemia y que no haya casos graves de la covid. Luego, el uso de mascarillas en espacios interiores, «sobre todo en entornos con personas vulnerables». La ventilación, la distancia interpersonal cuando sea posible y la higiene de manos completan el paquete de acciones para protegernos y proteger a quienes tienen mayor riesgo de sufrir la cara más grave de la enfermedad.

La vacunación sigue siendo la herramienta más importante para luchar contra la covid, pero la cobertura vacunal, sobre todo respecto a la tercera dosis o a la población infantil, se ha estancado. «Es una situación que no es exclusiva de Canarias y tampoco de España, y es fruto de la normalización de la vida». afirma el director general de Salud Pública.

«La gente ha perdido el miedo, el comportamiento de la enfermedad es otro y también la fatiga pandémica ha tenido un efecto importante en la cobertura vacunal, pero tenemos que seguir insistiendo en que el virus sigue entre nosotros y que las vacunas siguen funcionando; en el futuro habrá otras más eficaces pero las que tenemos siguen siéndolo también y salvan muchas vidas», concluye Alemán.