Mascarilla 19, la alerta en clave para las víctimas de violencia machista

El Instituto Canario de Igualdad y los colegios de farmacia de las islas alcanzan un acuerdo para que las mujeres puedan advertir en las boticas si se las ha agredido o están en peligro.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Las mujeres que puedan estar viviendo una situación de violencia de género en su hogar, motivado por el aislamiento obligado en sus viviendas, podrán dar la alerta en las farmacias de su barrio tras el acuerdo alcanzado entre el Instituto Canario de Igualdad (ICI) y los colegios oficiales de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. La directora del ICI, Kika Fumero, ha explicado que esta ha sido una de las medidas urgentes que se ha adoptado para proteger a las mujeres especialmente más vulnerables tras la publicación del Real Decreto 463/2020 por el que se declaró este fin de semana el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

El lema de esta campaña, ha explicado el ICI en una nota de prensa, es «Contra la violencia de género, Mascarilla 19». La acción consistirá en poner a disposición de las mujeres de todos los rincones de Canarias la posibilidad de dar la alarma en su farmacia de confianza o en la más cercana en caso de violencia de género. Aquellas mujeres que se encuentren en una situación de riesgo o de peligro para su integridad física, psicológica y/o sexual, tanto en su entorno familiar más cercano como en la calle, podrán acercarse a la farmacia y solicitar una «Mascarilla 19».

Tras esta petición, el personal farmacéutico, realizará una llamada por violencia de género al 112 para alertar de la situación. Cuando se establezca el contacto con el 1-1-2 se especificará que la llamada es por un incidente de «Mascarilla 19», lo que generará que se active el protocolo de atención que se requiera en cada caso, y desde donde guiarán debidamente al personal farmacéutico de los pasos que se deba seguir en cada momento y de la información que se requiera.

Para la difusión de esta medida de alerta, las farmacias instalarán varios carteles informativos en lugares visibles y estratégicos.

«Se trata de un reto colectivo para contener la curva del coronavirus sin disparar la violencia de género», ha asegurado que resalta «la gran preocupación» que ha generado entre los y las profesionales ya que «el confinamiento en sus respectivos hogares supone, bien la convivencia 24 horas con sus agresores o bien la oportunidad de ser agredidas sexualmente en las calles con mayor facilidad al encontrarse estas prácticamente vacías».