Llenas desde primera hora de la mañana

Terrazas abiertas, gente ocupando las mesas y otra muchas caminando por la calle. Esta es la imagen que desde primeras horas de la mañana se ha podido observar hoy por las calles de la capital grancanaria en el arranque de la fase 1 de desescalada en toda Canarias.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Terrazas abiertas, gente ocupando las mesas y otra muchas caminando por la calle. Esta es la imagen que desde primeras horas de la mañana se ha podido observar hoy por las calles de la capital grancanaria en el arranque de la fase 1 de desescalada en toda Canarias que permite a bares, cafeterías y restaurantes disponer de sus mesas exteriores al 50% de su capacidad con un máximo de 10 personas por cada una de ellas y garantizando que se mantiene la distancia física de al menos dos metros entre las mesas, según se publicó en el Boletín Oficial el Estado (BOE) de este sábado, 9 de mayo.

No hay una anotación concreta sobre los horarios de apertura de las terrazas por lo que a priori las normas que rigen el uso de las mismas seguirá siendo la de las franjas horarios de salidas estipuladas para adultos, niños y mayores.

El BOE señala también determinadas exigencias en materia de higiene que se deben cumplir los propietarios de los establecimientos como la desinfección de mesas y sillas cada vez que se siente un nuevo clientela distancia de seguridad de mínimo dos metros entre una mesa y otra, cuatro sillas por cada mesa con la prohibición de compartirlas y camareros protegidos con guantes y mascarilla.

Se priorizará además la utilización de mantelerías de un solo uso y en el caso de que esto no fuera posible, debe evitarse el uso de la misma mantelería o salvamanteles con distintos clientes, optando por materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios y su lavado mecánico en ciclos de lavado entre 60 y 90 grados centígrados y se deberá poner a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, en todo caso en la entrada del establecimiento o local, que deberán estar siempre en condiciones de uso.

Se evitará el uso de cartas de uso común, optando por el uso de dispositivos electrónicos propios, pizarras, carteles u otros medios similares y los elementos auxiliares del servicio, como la vajilla, cristalería, cubertería o mantelería, entre otros, se almacenarán en recintos cerrados y, si esto no fuera posible, lejos de zonas de paso de clientes y trabajadores.

Además, se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares, priorizando monodosis desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente.

En cuanto al uso de los aseos por los clientes, su ocupación máxima será de una persona, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan precisar asistencia, en cuyo caso también se permitirá la utilización por su acompañante. Asimismo, deberá procederse a la limpieza y desinfección de los referidos aseos como mínimo, seis veces al día.