«Las medidas serán drásticas y tendrán consecuencias»

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, confirma tras la reunión de urgencia del Consejo de Ministros este sábado, la aprobación del decreto que declara el estado de alarma para contener el avance del coronavirus en todo el territorio nacional.

Alberto Artiles Castellano
ALBERTO ARTILES CASTELLANO

El presidente Sánchez explica las medidas que conllevan esta la declaración del estado de alarma avanzada el viernes que, entre otras, impone restricciones en el movimiento con las siguientes excepciones:

«España se enfrenta a una situación de emergencia que requiere decisiones extraordinarias. Una crisis sanitaria, económica y social a la que daremos respuesta con todo los recursos necesarios. Los escenarios de respuesta se han ido adaptando a un escenario dinámico. Hasta ahora estábamos en una fase de control de la enfermedad, y a partir de ahora entramos una fase de activación del estado de alarma. No nos van a temblar las manos para vencer al virus. Las medidas que vamos a adoptar son drásticas, pero estoy convencido de que todos juntos lo conseguiremos», dijo Sánchez.

«Hay que levantar la cabeza, el virus no distingue de colores ni de ideologías. Tenemos que estar todos juntos para vencerlo. Usaremos todos los recursos a nuestro alcance para frenar la curva de contagios. Esta vez es importante no equivocarnos de nuestro enemigo. Quiero ser muy ilustrativo, el objetivo de nuestra batalla es reducir su propagación y luego vencerla. En las próximas semanas tendremos que hacer muchos sacrificios para vencer al virus. La victoria será total cuando la curva de propagaciones sea menor a la de las personas que lo superen. Como presidente pido la colaboración para frenar la curva de contagio y también los bulos. Sé que somos capaces de estar unidos, mañana esto habrá pasado gracias a que trabajamos unidos contra el virus. Conseguiremos volver a la normalidad. Pero hasta ese momento, no perdamos el rumbo, estemos juntos. Cada uno de nosotros tenemos una misión, la tienen las administraciones, los mayores, los jóvenes, cada ciudadano y ciudadano cuidando de sí mismo. Es el momento de la responsabilidad y la disciplina social. Hay que recordar que de la crisis del 2008 salimos gracias a los mayores. Su techo cobijó a toda la familia, nos dieron un ejemplo. En esta crisis son ellos, los mayores, los que necesitan más ayuda. Hay que proteger a los mayores como nos protegemos a nosotros mismos».

«Nos vamos a recuperar de la adversidad unidos. España tiene la capacidad de levantarse cuando hace falta. Empezando por nuestros sanitarios, nuestros trabajadores y empresarios. Gracias a todos los sanitarios, que son nuestro escudo. Gracias a las administraciones, a las fuerzas armadas, a las administraciones, a los profesionales de la cultura, a los trabajadores, autónomos y empresarios, a los informadores y a quienes acuden a donar gracias. Muchas gracias a todos. Esta es una batalla que vamos a ganar, lo importante es que el coste sea el menos posible. Unidos saldremos adelante, venceremos al virus».

El presidente anunció que se implementarán las siguientes medidas:

1. El apoyo a los trabajadores

2. La flexibilidad para evitar los despidos

3. El apoyo a las empresas

4. Y el poyo a la investigación de la vacuna.

Excepciones de movilidad al estado de alarma:

1. Quedará exenta a esta medida la posibilidad de ir a comprar los bienes de primera necesidad a los supermercados.

2. Los ciudadanos podrán ir a por medicamentos en las farmacias.

3. Estarán exentas las personas que tengan que salir a trabajar obligatoriamente.

4. También podrán salir de sus viviendas las personas que tengan que asistir a centros sanitarios.

5. Y estarán exentos los cuidadores de las personas mayores, por ser este un grupo de riesgo.

6. Y el retorno a su vivienda habitual.

7. Circulación a las entidades bancarias y de seguros.

8. Circulación de los vehículos particulares para estas actividades. Deberán respetarse las obligaciones.

Vídeo.

Plazo de 15 días

La duración del estado de alarma será de 15 días y podrá prolongarse con el visto bueno del congreso de los diputados. Con respecto a esto último, los principales partidos de la oposición ya han mostrado su apoyo al Gobierno de España para prolongar esa fecha a partir de quince días si la situación no mejora.

¿En qué consiste el estado de alarma?

Al tratarse de medidas drásticas, su duración será «la estrictamente indispensable para asegurar eI restablecimiento de la normalidad» y su aplicación se realizará «de forma proporcionada a las circunstancias». El estado de alarma declarado por el Gobierno mediante decreto acordado por el Consejo de Ministros tendrá un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados. Si el Gobierno quiere prorrogar esos 15 días previstos, tendrá que pedir autorización al Congreso de los Diputados que convocarán un pleno con debate y votación.

¿Qué medidas puede adoptar?

La ley permite cinco opciones y es el Gobierno el que escoge qué medidas adoptar. La primera, es similar a lo que ya se ha adoptado en Italia: «limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos», por lo que la movilidad dejaría de ser libre.

Durante este periodo el Ejecutivo también podría «practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias» o también «intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados, dando cuenta de ello a los Ministerios interesados».

Otra de las medidas más controvertidas es «limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad». El Gobierno podría «impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios y de los centros de producción afectados».

¿Existen precedentes en España?

En el año 2010 el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decretó el ‘estado de alarma’ ante la huelga de controladores aéreos. Fue el entonces portavoz del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba quien compareció justo a las puertas del puente de diciembre con la paralización de todo el espacio aéreo. Tras 42 días, la situación volvió a normalizarse y los controladores aéreos de todo el país fueron acusados ante los tribunales de sedición y de abandono de cargo público.